¿Qué son los depósitos estructurados?

Inversiones a mayor plazo y con más riesgo


Son depósitos, por el hecho de recibir el capital invertido al finalizar el plazo fijado, que ofrecen una rentabilidad variable en el tiempo. Dicha rentabilidad está íntimamente relacionada con la evolución de uno o de distintos índices, como por ejemplo la cotización de un grupo determinado de acciones. Precisamente este hecho nos da la oportunidad de sacar más partido a nuestro depósito, que resultará más rentable.

Cuando llegue el día en el que el producto venza, la entidad con la que pactamos se compromete a devolvernos la totalidad del capital inicial. Ello significa que la rentabilidad puede resultar alta, bajo, o, incluso, inexistente. Por ello es importante analizar previamente las posibilidades de obtener efectivamente rendimientos por nuestra operación y si es interesante correr con el riesgo. Es cierto que prever el mercado, sobre todo a largo plazo es muy complicado, pero las características del producto que adquirimos nos pueden dar pistas sobre las circunstancias que pueden modificar la rentabilidad.

Inversiones a mayor plazo y con más riesgo


La contratación de los depósitos estructurados está reservada para personas que tengan un conocimiento profundo del mercado o las que estén bien aconsejadas a través de expertos. Nunca es aconsejable invertir en un mundo del que nada sabemos.

Se trata de productos a medio plazo, esto nos permite una mayor tranquilidad a la hora de tomar decisiones, porque podemos tratar de urdir un plan alternativo a largo plazo. Es decir, se tiene que analizar cada una de las posibilidades que pueden suceder durante la vigencia del contrato. Desde la necesidad de cancelar anticipadamente el producto hasta realizar una disposición parcial del mismo.

Diferencias con los fondos tradicionales


Puede que la más importante es que no se conoce la rentabilidad de la operación de antemano por remunerarnos a un interés variable. Esto significa un mayor riesgo pero también una mayor capacidad de generar rendimientos más altos.

Existe la posibilidad, en los fondos estructurados, de dividir un porcentaje en remuneración fija y el restante en variable. Lo que permitirá conseguir la ecuación perfecta entre rentabilidad y riesgo dependiendo del perfil de cada persona.

¿Existe peligro sobre el capital invertido?


Dependiendo del depósito puede que el capital inicial, si los índices a los que se referencia han caído respecto al día de contratación, no lo recuperemos íntegramente. Pero en la actualidad la mayor parte de depósitos estructurados que se comercializan tienen la categoría de “garantizados”. Esto significa que recibiremos la totalidad de nuestra inversión, aunque no se generen intereses.

Garantía de los depósitos estructurados


Al igual que cualquier otro depósito, la inversión está cubierta hasta 100.000 euros por entidad y titular, a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), pero esta condición debe aparecer en el contrato. Si no es así probablemente estaremos contratando otro producto de mayor riesgo, como pueden ser los bonos estructurados.