Categoría |

Artículo sobre productos financieros


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

¿Qué son las 'hipotecas puente'?

Aquel préstamo hipotecario que sirve para comprar una vivienda mientras se vende la vivienda actual


Una hipoteca puente es aquel préstamo hipotecario que sirve para comprar una vivienda mientras se vende la vivienda actual. Se trata de una situación más común de lo que puede parecer, se encuentra una vivienda que se quiere adquirir y no se puede esperar más para su compra y el préstamo hipotecario de la vivienda actual todavía no está pagado. Es aquí donde entran en juego las hipotecas puente. Consulta las mejores hipotecas de agosto 2018.

La hipoteca puente por tanto es un tipo de préstamo hipotecario que permite la adquisición de una nueva vivienda, aunque la otra aún no se haya vendido. Es decir, la hipoteca puente une dos préstamos hipotecarios, el de la nueva vivienda y el de la anterior hasta que ésta se venda.

¿Cómo funciona la hipoteca puente?

El funcionamiento de la hipoteca puente es el de un nuevo préstamo hipotecario que une la deuda pendiente de la vivienda junto al importe de la segunda vivienda que se quiere comprar. Es un préstamo hipotecario unificado que se mantendrá unido hasta que se consiga vender la primera vivienda en cuestión. Durante un tiempo se trata de un préstamo hipotecario con dos garantías (el primer y el segundo inmueble).

El compromiso del cliente es el de vender la vivienda, para ello la hipoteca puente estipula un plazo, que puede llegar hasta los 5 años como máximo por lo general. En este periodo hasta que se produce la venta, la cuota de esta hipoteca puente puede ser de distintas formas, según se acuerde y negocie con la entidad. Una opción es que la cuota tenga un periodo de carencia de capital, es decir, únicamente se pagan intereses y no se amortiza capital. Otra alternativa es que se establezca una cuota especial en la que el importe sea más reducido que las cuotas una vez se haya vendido la propiedad inicial.

Tras la venta de la vivienda, el préstamo hipotecario será uno convencional que es necesario formalizar de este modo. Además, lo más habitual es que en la escritura del préstamo hipotecario figure que el importe recibido por la venta del primer inmueble sea para amortizar el importe pendiente que correspondería a la primera vivienda, cancelándose así esa parte del préstamo y quedando un préstamo hipotecario normal por la segunda vivienda.

Si se ha consumido el plazo para la venta de la primera vivienda y no se ha producido dicha venta se empezaría a pagar una cuota normal, donde pagan intereses y se amortiza capital según el sistema de amortización que tenga el préstamo hipotecario (recordemos que el más utilizado en España es el francés), eso sí, por importes elevados ya que son dos préstamos en uno.

Ventajas de las hipotecas puente

Con este tipo de préstamo hipotecario se consigue que la prisa por la venta se reduzca y no se acabe vendiendo un inmueble a un precio menor del valor únicamente por la urgencia de la venta. Se trata de un producto práctico que facilita al cliente el acceso a la compra de un inmueble sin necesidad de malvender la anterior vivienda y para ello el plazo para su venta es amplio, lo que lo convierte en una ventaja clara. Además, las cuotas no son más caras dado el periodo de carencia o la cuota reducida especial que por lo general se establece hasta que se vende el inmueble inicial.

La realidad es que en el pasado fue un producto muy utilizado por compradores y muy concedido por entidades. Hoy en día que este producto se comercialice depende mucho del perfil del solicitante ya que es la entidad la que asume más riesgos (es un préstamo hipotecario “dos en uno”), por lo que la entidad necesita de una mayor solvencia y mayores garantías para concederlo. Además, al ser un préstamo hipotecario que se formaliza por un importe mayor, los gastos de dicha formalización también lo son, por lo que hay que tenerlos muy en cuenta.

Antes de contratar un préstamo hipotecario, es recomendable realizar un trabajo de recopilación de información exhaustivo, de comparación entre hipotecas y no está de más echar un vistazo a la Guía de acceso al préstamo hipotecario que publica el Banco de España.