¿Quién puede desgravar por vivienda habitual?

¿Quién sí puede desgravar?


La de por inversión en vivienda habitual es una de las partidas de deducción más importantes dentro de la declaración de la renta de las familias. Y además, en iAhorro hemos notado que es una de las materias que más dudas suscitan dadas sus distintas posibilidades.

Como decimos, es una de las grandes dudas y es el 1 de enero de 2013 la fecha que marca la diferencia, establece un antes y un después, estipula el límite entre la deducción y no.

Es en esa fecha a partir de la cual se suprimió la deducción por inversión en vivienda habitual para las viviendas compradas después de dicha fecha. Es decir, todos aquellos que hayan comprado vivienda después del 1 de enero de 2013, carecen de derecho a desgravar por vivienda habitual.

¿Quién sí puede desgravar?


Pero hay excepciones y por lo tanto hay quien sí puede deducirse la inversión en vivienda habitual y serán aquellos que adquirieron su vivienda antes de dicha fecha y que además ya venían deduciéndose esta inversión. Esto es posible gracias a la aplicación de un régimen transitorio que queda regulado en la disposición transitoria decimoctava de la Ley de IRPF.

Concretamente dice que quienes podrán aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual serán los que se contemplan en estos tres supuestos:

1.- Los contribuyentes que hubieran adquirido su vivienda habitual con anterioridad a 1 de enero de 2013 o satisfecho cantidades con anterioridad a dicha fecha para la construcción de la misma.

2.- Los contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades con anterioridad a 1 de enero de 2013 por obras de rehabilitación o ampliación de la vivienda habitual, siempre que las citadas obras estén terminadas antes de 1 de enero de 2017.

3.- Los contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades para la realización de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual de las personas con discapacidad con anterioridad a 1 de enero de 2013 siempre y cuando las citadas obras o instalaciones estén concluidas antes del 1 de enero de 2017.

Pero además se incluye un requisito esencial, y es que para poder optar a dicha deducción, será necesario que el contribuyente ya se hubiera deducido por vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013.

Además, aquellos que hayan adquirido una vivienda en País Vasco o Navarra después del 1 de enero de 2013 también tienen derecho a deducción por vivienda habitual, pero habrá que consultar con qué limitaciones y cumpliendo qué requisitos, relativos a ingresos, familia numerosa…

¿Qué límites hay?


Tal y como informa la Agencia Tributaria, la base de la deducción será aquel importe que haya sido satisfecho por el contribuyente en el ejercicio correspondiente para la compra de la vivienda habitual (o para su rehabilitación).

Pero hay un límite para la deducción, hasta el 15% de las aportaciones, con un límite que está en los 9.040 euros que es el que se establece con carácter general. Además, este es el importe máximo que se permite deducir por el conjunto de las inversiones en vivienda habitual (compra, rehabilitación, construcción…).

¿Qué se entiende por vivienda habitual?


Hay que tener claro qué es vivienda habitual y qué no. La normativa explica que se puede considerar que un inmueble es vivienda habitual cuando es la residencia del contribuyente durante 3 años como mínimo y de forma continuada y cuando la habita de manera efectiva y permanente en un plazo no superior a doce meses.  Además a efectos de la deducción, los anexos que se compren conjuntamente con la vivienda pero que no constituyan en sí una vivienda y las plazas de garaje que se hayan adquirido junto a la vivienda (2 como máximo) también se entienden como vivienda habitual.

Una pregunta que en la comunidad de iAhorradores no solo se repite cuando está cerca el momento de hacer la declaración de la renta, sino a lo largo de todo el año (muy recomendable ya que hay que saber ajustar nuestras acciones fiscales durante todo el ejercicio).

 

Vídeos relacionados: