¿Quién se ocupa de los autónomos?

Financiación.


No son pocas las barreras que alguien tiene que superar en el mundo laboral y quizá son más aún las barreras para los muchos que se han decantado por crear su propio futuro profesional, los autónomos. En un país castigado por la crisis en el que el desempleo se torna un problema −según los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social correspondientes a febrero, hay un total de 4.512.153 personas desempleadas-, el autoempleo ha sido la salida para muchos pero no por ello ha sido fácil.

De hecho, últimamente los autónomos han sido protagonistas de la actualidad por distintos motivos como por ejemplo por la nueva bonificación en la cuota de autónomos en caso de contratar a un trabajador sustituto en caso de necesitar dedicarse al cuidado de hijos de hasta siete años o bien de familiares dependientes −la bonificación es que el autónomo no pagará cotizaciones por dicho contrato de sustitución y por ello a este cambio se le llama “coste cero”-, o por la llamada Ley de Segunda oportunidad, por la que los autónomos no perderían la vivienda ya que se considera un bien inembargable siempre y cuando se cumpla con determinados requisitos como por ejemplo convertirse en emprendedores de responsabilidad limitada y que la vivienda no tenga un valor de más de 300.000 euros.

Ser autónomo no es fácil, por lo que lo ideal es que desde el Estado y desde las entidades financieras faciliten la tarea todo lo posible para que emprender sea más sencillo desde los primeros pasos hasta el mantenimiento de la empresa. Conscientes de este nuevo nicho de mercado, algunas empresas como la entidad de crédito Spotcap, o entidades más tradicionales como ING Direct han lanzado productos específicos para este público objetivo, los autónomos. Conviene tener en cuenta alguna de estas alternativas.

 

  • Financiación. La entidad de crédito Spotcap es una empresa cuyo objetivo es proporcionar capital privado a las empresas. Facilita la financiación y la obtención de liquidez a autónomos y Pymes. Se trata de un crédito ágil que puede ser la respuesta a la necesidad de liquidez en el negocio. En este caso el hecho de ser autónomo no supone una barrera sino una puerta de acceso. No tienen gastos de cancelación y la duración de cada préstamo será de seis meses.



  • Cuentas bancarias. Al ser autónomo no se obtiene una nómina tal y como se puede conocer, por lo que las ventajas de una cuenta nómina quedan fuera del alcance a priori del autónomo. Pero nada más lejos de la realidad. Los autónomos conforman una parte muy importante de la economía –en 2014 hubo un total de 75.465 nuevos autónomos según ATA (Federación Autónomos)-, y las entidades les tienen en cuenta, creando productos específicos para sus negocios y otros para su día a día y con características similares a las que accedería un trabajador con nómina, como por ejemplo la Cuenta Sin Nómina de ING Direct, con la que las comisiones no existen si se cumple el requisito de ingresar mensualmente 600 euros que provengan de otras entidades o bien mantener 2.000 euros de saldo mínimo.



  • Telecomunicaciones. Las compañías de telecomunicación también contemplan a este sector como parte importante, por lo que formulan ofertas que cubran las necesidades del negocio, pero como con las cuentas bancarias, existen productos que pueden beneficiar al autónomo como por ejemplo las ofertas convergentes que agrupan todos los servicios en una misma factura (banda ancha, móvil, fijo y tv), lo que además de ahorro monetario, suponen un ahorro de papeleos a la hora de la contratación. Un ejemplo de ello y que además fue la pionera en este tipo de ofertas fue Movistar con sus paquetes Movistar Fusión, ahora con más opciones y modalidades para ajustarse mejor a las preferencias y necesidades del cliente.


Los autónomos reclaman más medidas por parte de la administración pública que les sean favorables con el objetivo de seguir creciendo y seguir abriendo la puerta a nuevos emprendedores deseosos de conseguir su sueño laboral.