Categoría |

Artículo sobre productos financieros


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

¿Se puede asegurar una parte del cuerpo?

Cuándo es recomendable asegurar una parte concreta del cuerpo y cuánto nos puede costar.


Cuando hablamos de seguros lo primero que se viene a la cabeza son los seguros de vida, coches, hogar o salud, principalmente. Pero no son ni mucho menos los únicos.

Hoy en día se puede asegurar prácticamente todo, ya sea material o inmaterial, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos, recogidos por la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA): debe tratarse de una situación probable, pero no segura (a excepción del fallecimiento); que pueda existir un daño patrimonial o económico en caso de que el riesgo se materialice y surja un siniestro; y que se pueda medir la probabilidad del riesgo, algo fundamental para poder calcular la prima que ha de pagar el asegurado.

Asegurar una parte del cuerpo es algo poco común entre el ciudadano medio, pero puede ser una opción interesante dependiendo de nuestra profesión.

 

¿Por qué asegurar una parte del cuerpo?

El único requisito que exigen las aseguradoras para contratar un seguro sobre una parte concreta del cuerpo es que ésta, sea esencial para realizar la actividad que genera los ingresos de la persona asegurada.

Lo más habitual es que sean famosos de distintos ámbitos quienes aseguren aquellas partes de su cuerpo que, en caso de producirse un accidente o daño, afecten directamente al desarrollo de su profesión.

Por ejemplo, algunos futbolistas como David Beckham o Cristiano Ronaldo tienen aseguradas sus piernas por cifras millonarias (149 y 103 millones de euros, respectivamente), cantantes como Bruce Springsteen o Rod Stewart aseguraron su voz por 6 millones de euros, y un largo etcétera de modelos, actores y actrices entre otros, tienen aseguradas partes como el trasero (Jennifer López), los pechos (Pamela Anderson, Mariah Carey), los labios (Angelina Jolie), la lengua (Miley Cyrus) e incluso la melena (Jennifer Aniston).

Pero este tipo de seguros no se restringen sólo a celebridades. Algunos profesionales como sanitarios y músicos, más concretamente cirujanos y pianistas, suelen asegurar sobre todo sus manos y ojos.

 

¿Cuánto cuesta asegurar una parte del cuerpo?

Las cantidades varían dependiendo de varios factores. Uno de los más importantes es la cuantía de los ingresos económicos que se obtendrían durante el periodo de tiempo establecido, fruto del desarrollo de la actividad laboral.

Además, las compañías aseguradoras tienen en cuenta la parte del cuerpo que se quiera asegurar (no es lo mismo una mano que un dedo, por ejemplo), el nivel de riesgo al que se expone, así como el estado de salud y la edad del asegurado, entre otros.

 

¿Dónde se puede contratar este tipo de seguros?

Debido a su carácter particular, no todas las aseguradoras ofrecen estos productos tan especializados.

No obstante, la compañía Mendivil Sanidad ofrece el seguro de accidentes especial manos y ojos, especialmente dirigido a cirujanos, odontólogos y podólogos. Permite la contratación de capitales desde 100.000€ a 500.000€, con una cuota desde 125€ al año. El porcentaje de la cobertura varía en función del tipo de lesión y de su gravedad, por ejemplo, en pérdidas funcionales completas o amputaciones de un brazo, el dedo pulgar o el índice, la indemnización es del 100%, mientras que si es en cualquiera de los demás dedos es del 25%. Si se trata de la pérdida de un ojo (o de la visión total de un ojo), se cubre un 80%.

 

¿Qué diferencia hay con los seguros de accidentes?

Si nuestra situación no es tan específica, se puede optar por una elección más genérica y que, al mismo tiempo, nos garantice una cobertura en caso de accidente, ya sea laboral o no.

Las compañías de seguros cuentan entre sus ofertas con seguros de accidentes que incluyen desde asistencia sanitaria en caso de invalidez absoluta o fallecimiento por accidente (los más básicos), hasta cobertura por fallecimiento en caso de atraco, agresión o secuestro; por accidente de circulación; o por infarto de miocardio o derrame cerebral, entre otros.

Sus cuotas varían en función de las coberturas que se contraten, pero pueden situarse entre los 90-150€ anuales aproximadamente.

En cualquier caso, para elegir un seguro de este tipo hay que considerar las circunstancias personales y profesionales de cada uno, recabar toda la información posible y comparar entre todos los productos que nos pueda ofrecer la compañía.