Seguridad de los depósitos

Los depósitos asegurados


La seguridad de cada inversión que realizamos es una de las características que a los clientes más nos suele importar. Sobre todo a los inversores más comunes, que no se ganan la vida operando en el mercado financiero sino que pretenden rentabilizar sus ahorros evitando el riesgo de perderlos.

En esta ecuación en la que se pretende conseguir la máxima remuneración con la mayor protección, el resultado que obtenemos son los depósitos a plazo fijo. Pero ¿en qué medida está cubierto nuestro dinero? Porque ha quedado más que demostrado que hasta las grandes entidades financieras pueden tener importantes problemas de solvencia e incluso llegar a la quiebra.

Los depósitos asegurados


El capital que hemos invertido está asegurado en baso a dos vertientes. La primera es la propia solvencia de la entidad, que se deprenderá del estado de su balance. En el caso de que esta medida falle porque la entidad no pueda hacer frente a sus obligaciones por tener problemas financieros, actuará el Banco de España para intentar que la compañía sigua en funcionamiento. En el caso de que no sea posible, con arreglo a la Ley se ha creado un Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) por el que cada depósito o cuenta bancaria este protegido con un límite de 100.000 euros por entidad y titular. Esta carácterística convierte a los depósitos en un porducto interesante por sí solo, con lo que tendremos que analizar el mercado para conseguir el mejor depósito.

Los depósitos online


No porque los productos sean ofertados a través de plataformas electrónicas dejan de estar cubiertos por el FGD. Es más no necesitamos realizar ningún trámite determinado para acogernos a ésta garantía en caso de que exista algún problema.

Este es uno de los motivos por los que no hay que tener miedo para operar en desde el mundo online. Si lo hacemos no podemos beneficiar de mejores ofertas que en la banca tradicional.

Los depósitos de entidades extranjeras ¿Quién los garantiza?


Como ya sabemos los depósitos que cualquier entidad española comercialice en nuestro país están protegidos. Al igual ocurre con los bancos extranjeros que ofrecen servicios dentro de nuestras fronteras, siempre y cuando en su país de origen no cuenten con un FGD o no cubra las inversiones con idénticas características. En el caso la compañía extranjera está obligada por el BE a que se adhiera al FGD español.

Si los FGD de las entidades extranjeras garantizan en los mismos términos que los fijados en España, no existe inconveniente de que nuestros ahorros dependen del fondo extranjero.
Para saber con seguridad quien se encarga de asegurar nuestro dinero solo tenemos que acudir a la página web del Banco de España donde aparece un listado donde nos informan sobre las compañías que dependen del FGD español.

Es esencial que nos informemos sobre el estado del mercado para así poder sacar el mayor partido a cada operación que realicemos, esto nos dará la oportunidad de diversificar nuestras inversiones y obtener la rentabilidad máxima.