Seguro de protección de pagos y permutas ligados a la hipoteca

Seguro de protección de pagos

seguros de protección de pagos


Éste es un extracto de la Guía de compraventa de viviendas de iAhorro. Puedes descargarla completa y de forma gratuita aquí.

Seguro de protección de pagos


Algunas entidades bancarias, especialmente cuando conceden un préstamo con garantía hipotecaria cuyo principal supera el 80% del valor de tasación del inmueble hipotecado, o estiman que es una operación de más riesgo, imponen garantías adicionales, una de esas garantías es la contratación de un seguro de protección de pagos.
En este caso, la entidad bancaria actúa como tomador y asegurado de dicho seguro, dado que esta garantía adicional la exige el banco como requisito necesario para conceder un crédito que, por el riesgo que implica, de otro modo no otorgaría. Es un producto que se asemeja a los seguros de crédito que se conceden a las empresas para cubrir impagos por insolvencias, aunque al igual que el asegurado, las coberturas son bastante distintas:

  • Cobertura por Incapacidad Temporal para empresarios y autónomos y/o desempleo para los asalariados por cuenta ajena con contrato indefinido.

  • Unas indemnizaciones limitadas en dos sentidos, por un lado con un número máximo de cuotas consecutivas y totales, y también con el importe máximo de estas cuotas. Teniendo en cuenta este punto, el deudor es beneficiario indirecto (el directo es el propio banco que es el que recibe los pagos) ya que estaría cubriéndose unas cuotas a las cuales con independencia de la situación económica estaría obligado a pagar. Pero a cambio de ello, tendría un coste elevado (generalmente entre el 1% y 1,5% del valor del préstamo pagado al origen del mismo como prima única) con unas coberturas limitadas, tanto en lo económico como en el tiempo. Por ello es muy importante analizar si en la póliza se incluyen limitaciones tales como:

  • Periodos de carencia a partir de su contratación. En estos casos, si se produce la incapacidad o el desempleo al poco de contratarlo el seguro no lo cubre.

  • Periodos de carencia entre siniestros. Las situaciones que nos dan derecho a aprovechar el seguro deben estar espaciadas en el tiempo, por ejemplo que cubra 8 meses seguidos o 18 alternos.

  • Que sólo cubran toda la vida del préstamo sino sólo la primera parte, normalmente 5 años. Con ello, la entidad financiera limita el riesgo, por ejemplo si eres un asalariado fijo puede cambiar su situación en cuanto más se amplíe el tiempo de duración del mismo.

  • La cuantía asegurada es limitada, hay préstamos que no cubren el 100% de las cuotas, sino porcentajes inferiores (50%-60%).


Swaps o permutas de tipo de interés


Los swaps o permutas financieras son instrumentos financieros que, en teoría sirven para cubrir el riesgo de subida de los tipos de interés, se establece un importe nocional y un tipo de referencia y si los tipos van por debajo la liquidación favorece a la entidad y, si están por encima, favorecen al cliente (la liquidación le resultará negativa y de esa forma verá reducida la cantidad que tiene que pagar al banco).
Con diferentes nombres comerciales se han comercializado junto a las hipotecas como instrumento de cobertura en las subidas, haciéndolo de forma limitada pero generando graves problemas financieros si los tipos descendían.
Técnicamente un swap es un derivado financiero, como lo son los contratos de futuro o los warrants u opciones.
Un derivado financiero es un producto cuyo valor depende de la evolución del precio de un subyacente (una acción, el precio de materias primas, el oro, tipos de interés, etc.). En el caso del swap el subyacente es el dinero en sí mismo (concretamente el tipo de interés).
Por tanto, el swap no es un seguro de tipos de interés, plantea altos costes en caso de quererse subrogar y no es atractivo si los tipos están altos y hay previsión de bajadas próximas. Por ejemplo quien contrató un swap “sustituyendo” su tipo de interés variable de Euribor + 0,75% por uno fijo del 4%, actualmente estaría pagando por la diferencia sustancial de interés (un 2,75% más) al que tendría que añadir el coste del propio producto.
Hay diferentes opciones para limitar la variación de las cuotas de los préstamos hipotecarios a tipo variable, cuya idoneidad depende de diferentes factores, desde la cultura financiera del cliente al escenario de tipos de intereses futuro.
Noticias relacionadas
Seguros de vida asociados a la hipoteca, ¿qué ofrecen?
Seguros multirriesgo de hogar (II):¿qué pasa si hay un siniestro?