Tarifas móviles, ¿cuál es la mejor para navegar?

dependerá del uso y las necesidades de cada usuario


La evolución de los teléfonos móviles los ha llevado a convertirse en smartphones y su funcionalidad ha cambiado por completo y es cada vez más imprescindible disponer de una conexión a internet. Disponer de una buena tarifa móvil para navegar es imprescindible ya que cada vez son más los usuarios que disponen de una tablet, o que requieren de un modem USB para navegar con su portátil.

Pero hablar de la mejor tarifa para navegar es complicado porque dependerá del uso y las necesidades de cada usuario.

  • En este sentido, un adolescente, suele necesitar una tarifa específica para navegar, porque apenas realizan llamadas ni usan los SMS, sino que recurren a aplicaciones de mensajería instantánea como Line, WhatsApp, Skype o Google Hangouts. Para estos casos se puede recurrir a una opción que esté pensada para pagar únicamente por lo que se utiliza, habitualmente con un consumo mínimo mensual. Puede ser una tarifa de tarjeta prepago, o bien de contrato, pero su característica es pagar solo por lo consumido. Mientras el consumo se mantenga controlado, todo irá bien.



  • En el caso de un usuario más adulto, es necesario que la tarifa contemple entre sus características el uso de las llamadas. Estos usuarios llevan una década utilizando la telefonía móvil, por lo que de forma aproximada pueden saber cuánto suelen hablar por teléfono al mes: mucho, poco o muy poco. Al conocer el consumo será fácil tener en cuenta el tipo de tarifa a elegir. En estos casos hay que tener en cuenta varias cosas, pero principalmente debemos saber el número de llamadas mensuales y su duración. También nos conviene tener claro qué cantidad de datos consumimos de media mensualmente y elegir la mejor tarifa en consecuencia.



  • Por supuesto existen casos aparte, como pueden ser los trabajadores por cuenta propia, freelance o autónomos. Este tipo de usuarios, suelen estar sometido a muchas presiones fiscales y gastos de todo tipo, pero necesitan el teléfono para realizar gestiones, además de para ver el correo electrónico allá donde se encuentre. Además, de un tiempo a esta parte, su smartphone va cumpliendo funciones adicionales como herramienta de gestión de redes sociales, gestión de pedidos y ventas online. Es en estos casos donde el consumo de datos se dispara, al mismo tiempo que el correspondiente a las llamadas. Para cumplir estas funciones hay que pensar en las tarifas más completas como las nuevas tarifas 4G, que no solo ofrecen bonos de datos más grandes, sino que, y ahí está el truco, son tarifas que se pueden utilizar navegando a través de la red 3G o la red 4G.


Para según qué casos se puede llegar a dudar si compensa más la compra de un bono de navegación o una tarifa de datos. Por eso es importante calcular aproximadamente el tiempo que se habla y la cantidad de datos que se suelen necesitar al mes, para poder buscar una tarifa que se adapte mejor a cada usuario. El ahorro que supone cada mes, puede superar con creces un consumo excesivo, y puntual, de un mes en concreto.

Como usuario, lo más importante es ser consciente de las verdaderas necesidades y del consumo que se hace efectivo cada mes, tanto en el servicio de voz como de datos. Con esta información, será mucho más fácil poder analizar las ofertas y estimar si éstas se ajustan o no a las verdaderas necesidades del cliente porque, ¿para qué pagar más cuando se puede pagar lo justo y ahorrar a fin de mes?

De este tema también se hace eco tiendeo.