Tarjeta Visa Barclaycard

Condiciones de la tarjeta


El uso de tarjetas cada vez está más extendido y poco podemos hacer sino llevamos una de ellas encima. Los datos de la Superintendencia de Bancos (SIB) confirman este hecho, el pasado febrero aumentó la utilización de tarjetas en un 21% respecto al mismo mes del año 2013. La población española confía en el funcionamiento de este método de pago tanto por la facilidad como por la seguridad que reporta. Lejos quedaron los tiempos en los que tenías que llevar grandes cantidades de dinero en efectivo. Para sacar el mayor beneficio a nuestro consumo es importante elegir la mejor tarjeta.

La entidad experta en tarjetas de crédito, Barclaycard, ha renovado su visa< para convertirla en un plástico mucho más rentable e interesante. Septiembre será el mes hasta el que nos podamos beneficiar de su promoción, contratable únicamente online.

Condiciones de la tarjeta


El interés que ofrece a cambio de realizar compras aplazadas es del 26,70% TAE, este TAE está calculado siempre que se disponga de un capital de 1.500 euros a pagar a un años, en 12 cuotas mensuales de 141,77 euros. Lo que significa que en vez de 1.500 euros, estaremos pagando 1.701,20 euros a cambio de la financiación obtenida.

Recibiremos devoluciones por las compras realizadas en cualquier establecimiento, en concreto un 1,00%. Sin estar limitada a ninguna cantidad máxima. Es una condición de las más interesantes que podemos conseguir. Se premia el consumo del cliente, de tal manera que cuanto más utilicemos la tarjeta para realizar nuestro consumo, más estaremos ahorrando. Es una característica muy demandada por los clientes y no tan fácil de conseguir. Debemos tener en cuenta que la devolución del porcentaje, se realizará en la línea de crédito disponible en la tarjeta. Además tendrán la consideración de ganancia patrimonial a la hora de tributar en el IRPF. El abono de las devoluciones se procederá a realizar en el extracto del mes siguiente al que se produjeron las compras.

La cuota anual es gratuita para siempre, es decir tendremos una tarjeta sin tener que pagar ella durante toda la vida. Lo que significa que no es necesario abonar ninguna comisión con ocasión de la renovación de la tarjeta.

La tarjeta se puede solicitar sin la necesidad de cambiar de banco, ideal para clientes que estén buscando buenas condiciones pero sin tener que vincularse con otra entidad distinta a la suya.

No hay que pagar comisiones por la primera transferencia que realicemos de la tarjeta de crédito a nuestra cuenta corriente, siempre que se realice dentro de los primeros 60 días desde la firma del contrato. Limitada al 95% del límite fijado en nuestra tarjeta y sin llegar a superar nunca los 3.000 euros. Después de utilizar un mecanismo una vez o transcurrido el tiempo fijado, las transferencias de fondos estarán gravadas por un 3,00% sobre el saldo del que se ha dispuesto.

Cada cliente elegirá la forma de pago de sus compras y pudiendo cambiarla con tan solo una llamada.

  • Pagando cada mes, al menos un 3,00% del crédito del que se ha dispuesto con un mínimo de 7,5 euros.



  • Fijando un importe que se pagará de manera mensual.



  • Si se opta por pagar la totalidad del crédito en una única vez se podrá devolver el dinero hasta los 59 días sin la necesidad de pagar ningún interés por ello.


Las primeras dos opciones tendrán de aplicación una TAE del 26,70%.

Junto con la contratación de la tarjeta disponemos de una serie de servicios y seguros gratuitos: por protección de compras online, servicio de garantía en el extranjero y garantía antifraude, entre otros. Los seguros tienen carácter temporal, con lo que la entidad puede decidir no renovarlos previo aviso al cliente.

Una tarjeta interesante, que no debemos olvidar si estamos pensando en adquirir una.