Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar


Productos financieros >

¿Qué es el TER y por qué es tan importante?

Al contratar un fondo hay dos comisiones: la de gestión y la de depósito o custodia.

image backgorund ¿Qué es el TER y por qué es tan importante?

El Fondo de Inversión es el activo financiero más versátil para el ahorrador porque raro será no encontrar uno que no se adapte a sus necesidades. El inversor doméstico se fija en la rentabilidad conocida que ofrece mermándola los gastos y costes que lleva implícito el fondo; por esta razón, es muy importante conocer de antemano ese tipo de gastos que serán decisivos a la hora de calcular la posible rentabilidad que ofrezca el fondo elegido. De esta forma, debe ser de obligado conocimiento para todos los partícipes el Ratio de Gastos Totales o, en inglés, Total Expense Ratio (TER). 

 

¿Qué es el TER? 

 

El TER es el porcentaje anualizado de gastos que soporta y lleva implícitos un Fondo de Inversión sobre su patrimonio. Este dato deberá aparecer en el folleto del fondo y en los informes trimestrales que se envían a los partícipes.

El beneficio que ofrezca este tipo de activo financiero se debe a la pericia del gestor a la hora de invertir el patrimonio del conjunto de los partícipes restándole los gastos. Atendiendo a esto, nos fijaremos en la categoría que mejor se adapte a nuestras necesidades de inversión para luego observar el que más beneficios obtiene y menores gastos. Por lo tanto, el TER debe de estar presente siempre a la hora de decidirse por un fondo u otro independientemente del entorno del Mercado. 

Que un fondo tenga un TER más elevado que otro no quiere decir que sea mejor ni peor, tampoco indicará nada sobre sus rendimientos de inversión pues todo eso dependerá de la propia gestión, pero sí nos dejará muy claro en qué cuantía disminuirán todos esos resultados a la hora de plasmarlos en los beneficios que obtendrán los partícipes.

 

Qué gastos se enmarcan dentro del TER

 

Al contratar un fondo hay dos comisiones: la de gestión y la de depósito o custodia. La comisión de gestión la cobra la gestora del fondo y es la encargada de sufragar los gastos por sus servicios. Se deduce diariamente del valor liquidativo del fondo pudiendo establecerse como un porcentaje sobre el patrimonio, en función de los resultados o ambas cosas a la vez. La comisión de depósito o custodia va destinada a los depositarios del fondo y sufraga los gastos de administración y custodia. Se descuenta también diariamente del valor liquidativo.

Por otro lado, existen otras dos comisiones que pueden existir o no. Dependerá del tipo de fondo. Son la de suscripción y reembolso. La comisión de suscripción es la que cada gestora cobra de forma individual a cada partícipe en el momento de la adquisición de las participaciones. Se calcula a modo de porcentaje sobre el capital inicial de la inversión. No todos los fondos la cobran. La comisión de reembolso es la que cada gestora cobra de forma individual a cada partícipe en el momento de deshacerse de las participaciones. Esta comisión se cobra tanto por venta como por traspaso, ya sea total o parcial. No todos los fondos la aplican y se calcula como porcentaje sobre la cantidad reembolsada.

Existen también otros gastos que cobra el fondo y que no siempre son conocidos por el inversor porque no aparecen en el folleto o porque el asesor financiero no se los ha comentado. Y aquí es donde el TER hace su función y le dice al partícipe cuál es el Ratio de Gastos Totales que tiene que soportar. Son los siguientes: comisión de gestión y depósito (las más representativas), gastos de auditoría, gastos administrativos, impuestos, tasas de registros, comisiones por la compraventa de los valores internos (no siempre) y algún que otro gasto más que por insignificantes no los menciono. Sin embargo, las comisiones de suscripción y reembolso no se incluyen dentro del TER.

Estamos, por lo tanto, ante una valiosa herramienta que nos proporciona los gastos reales que atesora un Fondo de Inversión permitiéndonos comparar, eso sí, fondos de la misma categoría.
 



 

Sobre el autor del artículo.


Analista y Trader Independiente. Analista Técnico Bursátil e Inmobiliario. Colaborador en La Opinión de Zamora. Comprometido con la Información y la Educación Financiera.

Más artículos suyos:
· ¿Qué es el TER y por qué es tan importante?.

Posts Relacionados