Renta >

¿Cómo tributan los Bitcoins en la Declaración de la Renta 2017?

Se ha empezado a regular la situación pero queda mucho camino

- Última actualización el 19/03/2018

image backgorund post

La fiscalidad de las criptomonedas es una cuestión que preocupa a las agencias tributarias nacionales. Esto es así por condición descentralizada, es decir, no está controlado por ningún gobierno ni depende de un emisor central. Hay que tener en cuenta que los Bitcoins para el Banco Central Europeo no son una moneda sino un instrumento de especulación. 

Las empresas que trasforman el dinero en Bitcoins no tienen la misma legislación que los bancos y por tanto, no están obligadas a entregar los libros de operaciones al Estado. De hecho, si lo hicieran estarían rompiendo el secreto profesional y podrían ser denunciados por ello. 

Si se tienen criptomonedas  se deben tributar en el Impuesto sobre el Patrimonio, que es obligatorio, pero está exento de pago. Ocurre lo mismo con las cuentas bancarias, los fondos de inversión o las acciones de una empresa. Esta bonificación es competencia de las comunidades autónomas por lo que se bonificarán diferentes cantidades. Para declarar este impuesto se debe rellenar el modelo 714.

Criptomonedas como salario y forma de pago

La plataforma de Blockchain, que permite el funcionamiento de la red de Bitcoins, está compuesta por ‘mineros’ que reciben Bitcoins a cambio de su trabajo. Los llamados ‘mineros’ hacen de esta situación una ‘actividad económica’ y por tanto tienen que pagar el Impuesto de Actividades Económicas. Como trabajador autónomo debe darse de alta en la Seguridad Social y pagar su cuota. La ventaja, sin embargo, es que esta actividad está exenta de IVA. 

Desde 2015, en España la Agencia Tributaria considera los Bitcoins una forma de pago legal para la compra de un producto o servicio. 

Criptomonedas como inversión

En caso de haber invertido en Bitcoins, y que ese dinero se haya revalorizado con la subida de las criptomonedas, puede surgir el planteamiento de convertir de nuevo el dinero a euros y disfrutar de las ganancias. Aunque pueda parecer un activo financiero, es realmente un activo intangible. Esto está vinculado a la Ley del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas que afirma que hay que manifestar las variaciones en el valor del patrimonio de las personas. 

En el ejercicio de la renta 2017 habrá que incorporar beneficios o pérdidas a sus ganancias patrimoniales por comprar y vender Bitcoins en la base imponible del ahorro del IRPF. Se tendrá en cuenta el resultado del valor de venta menos el precio inicial excluyendo las posibles comisiones.

En caso de obtener ganancias tributando por ellas a un porcentaje del 19% si no se superan los 6.000€, del 21% si no se superan los 50.000€ y del 23% si las ganancias son superiores a 50.000€. En caso de obtener pérdidas, podrán compensarse con hasta el 20% con los Rendimientos del Capital Mobiliario y en caso de no solventarse de esta manera, compensarlas con las ganancias de la mencionada base imponible de los 4 años siguientes. 

Es de especial relevancia destacar que se deben presentar los beneficios de las criptomonedas aunque no se hayan transformado en dinero en la Declaración de la Renta. Por ejemplo, en el caso de que con ellas se compren otras criptomonedas. Si con Bitcoins se compran Ethers, y se generen ganancias o pérdidas, habrá que declararlo. Se puede decir que esto es parte del llamado “exchange”, el beneficio por el intercambio de divisas. Muchas veces, estas son diferencias mínimas y si una persona realiza muchas de estas operaciones como sucede en los trading, Hacienda es flexible.

Criptomonedas como herencia o donación

Obtener Bitcoins a raíz de una herencia o una donación hace que estos tengan que declarase para contribuir a Hacienda a través de los Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones. Así gravan las adquisiciones de bienes a título lucrativo por personas físicas con independencia de los posibles incentivos o bonificaciones establecidoa en estos impuestos por cada comunidad autónoma.

Modelo 750 

Este modelo es el que deben adjuntar en la Declaración de la Renta las personas que tengan bienes o derechos en el extranjero que sean mayores de 50.000€. En caso de las criptomonedas y los monederos virtuales se puede afirmar que están ‘en tierra de nadie’ por lo que en un principio, no haría falta adjuntar el Modelo 750

Todas estas situaciones están exentas del pago del IVA. También sucede Impuesto sobre el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentales. Así lo ha indicado la Agencia Tributaria y una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Como se puede comprobar, aunque se ha empezado a regular la situación, queda mucho por hacer. Lo que parecía una moda que iba a caer en picado está provocando quebraderos de cabeza a las instituciones estatales. El último paso de Hacienda en enero de este año ha sido concretar un Plan de Actuación de Control Tributario y Aduanero para este ejercicio. Aun así, para evitar sustos ante algunas situaciones, se recomienda declarar todos los movimientos que tengan que ver con Bitcoins.
 



 

Sobre el autor del artículo.