Encuentra la mejor cuenta nómina del mercado

Descubre las ventajas de estas cuentas en las que es necesario domiciliar la nómina

La contratación de una cuenta nómina tiene como condicion común en todas las entidades la necesidad de domiciliar una nómina, esta es la característica diferenciadora respeto a otro tipo de cuentas. La domiciliación de la nómina supone que la entidad se asegura unos ingresos periódicos en este tipo de cuentas. Por su parte, para el titular, la domiciliación de nómina tiene ventajas que varían en función de la entidad. Las más habituales son no pagar comisiones o productos vinculados como tarjetas gratuitas. La mayoría de los bancos cuentan con este tipo de cuentas.

Preguntas frecuentes sobre cuentas nómina


La cuenta nómina recibe su nombre de la principal condición que exige a sus titulares: domiciliar la nómina. Otra característica que define a la cuenta nómina son las condiciones ventajosas respecto a otro tipo de cuentas, es habitual y debemos buscar, cuentas nómina que no nos cobren comisiones o que nos ofrezcan tarjetas gratuitas. Si se elige bien este producto, el usuario puede lograr, no solo ahorrar sino también múltiples beneficios como descuentos o regalos en especie.

Los requisitos de contratación de una cuenta nómina son:

  • Domiciliar la nómina. Esta condición es indispensable para contratar una cuenta nómina. Los pensionistas o usuarios que cobren cualquier tipo de prestación también pueden obtener este producto financiero.

 

  • Tener más de 18 años y disponer de un documento nacional de identidad (DNI) en vigor.

 

  • Disponer de unos ingresos mínimos.  El importe mínimo necesario para contratar una cuenta nómina depende de los requisitos que establezca cada entidad bancaria. Las cuentas nómina que no exigen que el cliente domicilie unos ingresos mínimos, son ideales para los usuarios que no perciban una remuneración elevada.

 

  • Un saldo mínimo. Algunas entidades pueden pedirte disponer de un saldo mínimo en tu cuenta para ofrecerte las mejores ventajas.

 

  • Usar las tarjetas. Pueden exigirte que utilices las tarjetas un número de veces al mes.

 

  • Domiciliar recibos. Un requisito habitual para conceder que un usuario abra una cuenta nómina es solicitar la domiciliación de recibos.

 

  • Permanencia. Algunos bancos piden que permanezcas siendo su cliente y cumplas sus requisitos durante un período de tiempo determinado.

 

Las ventajas de las cuentas nómina varían mucho en función de la entidad que la ofrezca. Lo básico es obtener servicios gratuitos como el mantenimiento, el uso de tarjetas, transferencias gratis… Además, hay entidades que van más allá ofreciendo descuentos en establecimientos, descuentos en recibos domiciliados e incluso acciones de la propia entidad.

Entre las desventajas de las cuentas nómina encontramos que si se dejan de cumplir los requisitos la entidad bancaria nos penalizará con altos intereses. También, en caso de pedir una hipoteca el banco normalmente te pide que domicilies tu nómina, por lo que estarás vinculado a esa entidad.

Otra desventaja es que muchas entidades comercializan con sus productos informando a sus clientes de que obtendrán regalos muy atractivos en caso de que los contraten. Muchos de estos regalos no son útiles para el cliente y solo sirven para captar su atención.

Escoger la cuenta nómina que vamos a contratar pasa por contemplar el servicio que nos otorgará y la rentabilidad que nos ofrecerá y no en cuestiones adicionales como los regalos.

Otro aspecto negativo de las cuentas nómina es que pueden tardar más en conseguir efectividad debido a las transferencias y en función del sistema que maneje el banco de la empresa en la que trabajemos.

La cuenta nómina no exige contratar otros productos. Sin embargo, las entidades suelen ofrecer a los titulares de sus cuentas nóminas productos gratuitos como tarjetas de débito, tarjetas de crédito o seguros.

El requisito para contratar una cuenta nómina es domiciliar la nómina (dependiendo de la entidad también se admite domiciliar pensión, prestación por desempleo o, incluso, hacer una transferencia periódica). Algunas entidades exigen también domiciliar algún recibo habitual o mantener un saldo mínimo, pero son casos excepcionales.

Las cuentas bancarias permiten al cliente disfrutar de bonificaciones en caso de que contrate una serie de productos vinculados a la cuenta y ofrecidos por la entidad. Un ejemplo de estos productos son las tarjetas que en algunos casos no requieren el pago de la cuota de mantenimiento. En algunas ocasiones, el banco requiere que efectúes un gasto mínimo mensual con estas tarjetas para poder disfrutar de mejoras en sus condiciones.

Normalmente, ofrecen tarjetas de crédito o débito. Estas tarjetas permiten a los titulares de las cuentas acceder directamente a sus fondos, poder realizar pagos en cualquier comercio físico u online y la ventaja de disponer de su dinero sin tener que sacarlo del cajero.

Las tarjetas de crédito son medios de pago que permiten al cliente disponer de una cantidad económica determinada, a través de una línea de crédito, sin la necesidad de dinero en su cuenta bancaria.

Las tarjetas de débito permiten al usuario adquirir bienes o servicios utilizando solo el dinero disponible en su cuenta bancaria.

Efectivamente, se puede cancelar una cuenta nómina pero hay que fijarse bien en el contrato que se ha firmado. En caso de existir algún tipo de permanencia es muy importante conocer la penalización que cobra la entidad.

El método a seguir para realizar la cancelación viene definido en el contrato y varía en función de la entidad, pudiéndose hacer de forma presencial o vía online.

Los pasos a seguir para cancelar una cuenta bancaria son:

1. Comprobaremos si podemos cancelar la cuenta bancaria sin asumir comisiones o penalizaciones. Es decir, tenemos que comprobar si en el contrato de la cuenta se contempla la existencia del compromiso de permanencia. En caso afirmativo, hay que estudiar cuánto tiempo falta para que finalice o qué penalización tendríamos que abonar si no lo cumplimos.

2. Trasladar el cobro de los recibos y los pagos a la nueva cuenta. Para ello, es necesario ponerse en contacto con cada proveedor y ofrecerles el nuevo número de cuenta. La nueva entidad puede realizar estas gestiones, pero necesitará disponer de algunos de nuestros datos personales y de cierta documentación.

3. Cancelar los productos vinculados a la cuenta. Tenemos que saldar la deuda generada por productos financieros como las tarjetas de crédito, préstamos o pólizas de riesgo que teníamos contratados y eliminarlos antes de continuar con el proceso de cancelación de la cuenta.

4. Extraer el saldo de la cuenta. Procede sacar todo el dinero porque, aunque no usemos la cuenta durante un período largo de tiempo y el saldo disponible sea nulo o muy pequeño, continuaremos pagando comisiones como la comisión de mantenimiento.

5. Cancelar la cuenta de manera presencial en una sucursal del banco. En caso de que la cuenta tenga más de un titular, deberán personarse todos. Es allí donde debemos solicitar y firmar la cancelación de la cuenta. En algún caso, el cliente deberá abonar el importe de la comisión por cancelación correspondiente. En caso de no poder acudir a la sucursal podemos contactar con la entidad y preguntar qué otras opciones nos ofrecen para cancelar la cuenta de forma no presencial, por ejemplo, mediante un burofax.

6. Pedir el certificado de cancelación de la cuenta. Este certificado actúa como comprobante para asegurar que la cuenta corriente se ha eliminado adecuadamente y no asumiremos más gastos vinculados a la cuenta.

Es muy interesante intentar contratar cuentas sin comisiones porque cancelar una cuenta bancaria no siempre es gratis. Muchas entidades bancarias no cobran comisiones por cancelación de la cuenta, pero podemos encontrarnos cuentas que conlleven el pago de un importe como comisión por cancelar la cuenta. En cualquier caso, el cliente debe contar con el acceso a comprobar estas comisiones y deben aparecen en el contrato.

A través de iAhorro.com es muy sencillo conocer las mejores cuentas nóminas del mercado. Gracias al comparador de productos bancarios, el usuario tiene a su disposición una herramienta útil, sencilla y eficaz con la que conocer cuál es la cuenta que más le conviene.

Características generales de las cuentas nómina


Una cuenta nómina es otra de las opciones que permiten obtener un ahorro si tanto la elección de la cuenta como su uso es el correcto. Para ello, utilizar el comparador de productos bancarios de iAhorro, con el que analizar todas y cada una de las cuentas del mercado y conociendo la letra pequeña es una vía que puede ayudar y minimizar los posibles errores en la elección. Junto a la utilización del comparador de productos bancarios de iAhorro es muy útil valorar y estudiar que ofrecen las entidades por abrir una cuenta nómina con ellos.

Los requisitos para contratar una cuenta nómina son domiciliar la nómina, los ingresos recurrentes o la pensión del titular o de los titulares. La mayoría de los bancos ofrecen unas ventajas por domiciliar la nómina, por ejemplo, la exención de las comisiones, transferencias gratuitas, tarjetas sin comisión de emisión o mantenimiento o regalos.

Estos regalos pueden venir de diferentes formas, destacan los regalos en especies, es decir, en forma de regalo; o a través de descuentos que permiten que se recupere una parte de los recibos que se han domiciliado en dicha cuenta bancaria.

Algunos ejemplos de regalos de las cuentas nómina son un año de suscripción gratis de Amazon Prime, altavoces inteligentes, cheques de regalo de Amazon o televisores de última generación.

Para disfrutar de todas las ventajas que ofrecen los bancos por abrir cuentas nómina es obligatorio cumplir con los requisitos y las condiciones que exigen. Del mismo modo, para prolongar estos beneficios en el tiempo hay que cumplir con las exigencias ya que de lo contrario el porcentaje de los descuentos en la domiciliación de recibos se vería disminuido o incluso eliminado.

El estudio de las comisiones que presentan las cuentas nómina como la de mantenimiento o por descubierto ayudará a conseguir la mejor cuenta del mercado.

Tanto para la contratación de este producto como el de otros conviene contar con una formación financiera y buscar información. En caso de no contar con la formación necesaria o no comprender completamente la información que ofrecen las entidades y bancos, el asesoramiento de expertos independientes se intuye necesario si se quieren evitar errores, a pesar de ser un producto sencillo y seguro. En la comunidad de iAhorradores existe una amplia gama de expertos, que atenderán y resolverán las dudas de los usuarios, orientándoles en su elección final.