Cuáles son las mejores cuentas nómina, corrientes y de remuneradas

En iAhorro te ayudamos a elegir la mejor cuenta del mercado según tus necesidades

Nómina, corrientes y remuneradas. Estos son los tres tipos de cuentas que se pueden encontrar en las entidades financieras. Los tres productos son muy diferentes por eso es muy importante analizar sus exigencias y sus ventajas antes de contratar una u otra. En iAhorro te ayudamos a encontrar el tipo de cuenta que mejor se adapte a tus necesidades y así no pagues por lo que no uses.

Cuentas nómina

Cuentas remuneradas

Cuentas corrientes

Preguntas frecuentes sobre mejores cuentas


Todas las personas y empresas pueden abrir una cuenta bancaria. Para ello, generalmente las entidades bancarias solicitan que se presenten estos documentos:

 

  • El Documento Nacional de Identidad (DNI) o la tarjeta de residente (NIF). Si la cuenta posee varios titulares, es necesario presentar los documentos de identidad de todos.

 

  • Un documento que muestre el domicilio.

 

  • Si el titular es menor de edad debe aportar su DNI y el Libro de Familia.

En cuanto a dónde abrir una cuenta bancaria muchas entidades permiten la contratación de cuentas bancarias mediante internet e incluso existen bancos que ponen a disposición de los usuarios cuentas bancarias online, es decir, todas las operaciones se realizan vía online. Además, con el comparador de productos bancarios de iAhorro.com es muy sencillo encontrar la mejor cuenta, ayudándote paso a paso en el proceso sin necesidad de visitar sucursales.

 

La cuenta nómina es el tipo de cuenta bancaria más indicada para las personas con nómina porque pueden acceder a promociones y regalos. Funciona como un instrumento de ahorro, pero no se caracteriza por ofrecer rentabilidad como la cuenta remunerada, aunque a veces sí lo hacen los primeros meses.

Existen diferentes tipos de cuentas bancarias que se pueden abrir sin la necesidad de domiciliar la nómina: • Cuenta corriente: Son el tipo de cuentas bancarias más habituales y todas las entidades bancarias las ofertan. Permiten al usuario depositar dinero en ellas y utilizarlo en cualquier momento, pero no ofrecen rentabilidad.

• Cuenta remunerada: son las más indicadas para los clientes ahorradores porque ofrecen una rentabilidad por el dinero depositado en ellas. No posibilitan actividades tales como domiciliar pagos o disponer de efectivo en cajeros.

 

 

La elección de un tipo de cuenta se realiza en función de la finalidad que le vayamos a dar, de las necesidades que se quieran cubrir, de las características que tenga dicha cuenta y de las condiciones que se exijan para abrirla. Una primera guía para saber qué cuenta abrir es conocer los tipos básicos de cuentas:

  • Cuenta corriente: Este tipo de cuenta bancaria te conviene si pretendes guardar tu dinero en el banco, quieres un producto sencillo que te permita domiciliar recibos o sacar dinero, quieres obtener una tarjeta de crédito o débito y necesitas una cuenta para asociarla o para realizar transferencias y emitir cheques.

 

  • Cuenta remunerada: es la más indicada si quieres conseguir rentabilidad por tu dinero y poder operar como en una cuenta corriente o nómina, si quieres domiciliar tu nómina o recibos y disponer de tarjetas u otros medios de pago.

 

  • Cuenta nómina: Este tipo de cuenta corriente conviene a los clientes que quieran domiciliar una cuenta en un banco, que quieran conseguir ventajas del banco, promociones, descuentos y regalos

 

Antes de abrir una cuenta bancaria es necesario analizar detalladamente sus condiciones, leer y entender el contrato es fundamental tanto para abrir una cuenta como cualquier otro producto financiero.

Las comisiones son un punto al que prestar especial atención ya que pueden influir en el coste de la cuenta. Tanto las que suponen ser titular del producto financiero, comisión de apertura o mantenimiento, como de servicios derivados, comisión por transferencias o por sacar dinero de cajero.  

Tener un descubierto en la cuenta consiste en que el usuario se queda sin saldo en la cuenta y entra en números rojos. Ya sea por un despiste o por falta de liquidez si se gasta más dinero del que hay en la cuenta se tendrá un descubierto.

Los descubiertos pueden tener distintas consecuencias que normalmente se especifican en el contrato y el titular debe conocer. Algunas permiten descubiertos hasta cierto importe durante un tiempo sin que ello acarree el pago de comisiones, puede que suponga el pago de unos intereses por el dinero prestado, el pago de una comisión específica o, incluso, hay cuentas que no permiten descubiertos.

Guía práctica para encontrar la mejor cuenta del mercado


El uso de cuentas bancarias puede variar en función del tipo de cuenta contratada. La principal función es la de gestionar el dinero de los usuarios, permitiendo el pago de facturas, ahorrar y cobrar desde nóminas o pensiones hasta cualquier otro ingreso habitual o extra. También es un sistema para que las personas almacenen dinero con una alta seguridad.

Una cuenta bancaria es un contrato entre un usuario y una entidad bancaria. El primero cede los derechos de gestionar, de forma responsable y clara, su dinero. Este producto permite a los usuarios una mayor tranquilidad al saber que el dinero se encuentra en un lugar seguro.

En la actualidad abrir una cuenta bancaria es un proceso muy sencillo y encontramos múltiples opciones que nos ofrecerán beneficios acordes con nuestros intereses.

Estas claves te ayudarán a elegir la cuenta bancaria más adecuada:

  • Considera los tipos de cuentas. Consulta los tipos de cuentas que existen y escoge la que más te beneficie. Las más comunes son las cuentas corrientes, que nos permiten realizar operaciones del día a día tales como domiciliar recibos, recibir ingresos e ingresar o sacar dinero. Las cuentas remuneradas son la mejor opción para obtener rentabilidad por los ingresos. Para contratar una cuenta nómina es necesario domiciliarla en este tipo de cuentas, a cambio el banco ofrece mejores condiciones a sus clientes.

 

  • ¡Cuidado con las comisiones! En general, disponer de una cuenta bancaria supone algún tipo de comisión. Conviene analizar con detenimiento sus condiciones para estar informado de los tipos de comisiones y de cuánto nos cobrarán por su servicio. Entre las comisiones más habituales de una cuenta bancaria destacamos la comisión por mantenimiento, cuyo objeto es cubrir el coste que supone mantener la cuenta. La comisión por descubierto, la cual se cobra cuando el cliente no disponga de dinero en la cuenta y la comisión por hacer transferencias bancarias o por emisión de cheques.

 

  • ¿Qué cuenta bancaria cubre todas tus necesidades? Si te gusta operar por internet busca un banco y cuenta que te ofrezca esta posibilidad. Cada vez son más frecuentes las cuentas bancarias online, que permiten hacer todas las operaciones a través de internet.

 

  • ¿Cuál es la cuenta que se ajusta mejor a tus intereses? Compara todas las cuentas de cada entidad bancaria que ofertan en el mercado. Si analizas todos los productos ofertados tendrás más posibilidades de encontrar la cuenta más afín a tus posibilidades e intereses.

 

  • ¿Qué servicios ofrece cada cuenta? No todas las cuentas bancarias ofrecen los mismos servicios. Algunas cuentas ofrecen rentabilidad por domiciliar recibos. Devuelven un porcentaje de los recibos que se domicilien en ellas, de los desembolsos que se realicen con la tarjeta, ofertas, regalos y descuentos en la compra de combustible. 

 

  • ¿La tarjeta vinculada a la cuenta cubre tus necesidades? A la hora de elegir una cuenta, presta atención a la tarjeta vinculada y considera si esta tarjeta te permitirá operar según tus intereses. Si prefieres pagar con contacless elige una cuenta que emita una tarjeta que te facilite este método de pago o que te permita sacar dinero en un cajero cercano a tu domicilio.

 

  • ¿Incluye remuneración como valor añadido? Algunas cuentas permiten obtener beneficio de tus ahorros como en el caso de las cuentas remuneradas. Este tipo de cuentas se caracterizan por ofrecer una rentabilidad por el dinero que el cliente deposite en ellas.

 

  • ¿Tiene las ventajas que necesitas para viajar? Pensar sobre qué cuenta es más indicada para viajar y cuál permite hacer operaciones bancarias en el extranjero sin que conlleve un desembolso excesivo en comisiones es una preocupación habitual entre los viajeros. Por eso, existen cuentas corrientes con características específicas para realizar esta actividad. Entre estas características destacamos que no requieran la domiciliación de la nómina, que no cobren comisiones de mantenimiento o por sacar dinero en el extranjero. Las tarjetas de los neobancos pueden ser una buena opción para los viajeros.