Cuáles son los mejores depósitos bancarios  

Encuentra el depósito con mayor rentabilidad para tus ahorros

Los depósitos bancarios son un producto destinado a sacar una mayor rentabilidad a los ahorros. De esta manera, el cliente deposita una cantidad de dinero en una entidad durante un tiempo determinado. Durante este periodo, el cliente no podrá disponer de su dinero, pero a cambio obtendrá una rentabilidad. Compara en iAhorro los mejores depósitos en función de su rentabilidad y sus características.

Preguntas frecuentes sobre depósito


Los depósitos bancarios son vehículos de inversión en el que una persona deposita parte de sus ahorros en un banco o entidad con el fin de obtener una rentabilidad. Durante el tiempo que el dinero se encuentra en la entidad se van generando unos beneficios que el inversor puede percibir en función de las características del depósito elegido: trimestral, semestral, anualmente o al vencimiento del producto.

Si el cliente puede acceder al dinero invertido libremente, el tipo de depósito es a la vista. Pero, si para obtener el dinero depositado el cliente debe respetar un período de tiempo determinado, se trata de un depósito a plazo.

Los depósitos a plazo, aunque tienen límites en el acceso a los ingresos, permiten a los depositantes disfrutar de mejores condiciones que las cuentas a la vista. Estas normalmente no ofrecen ningún tipo de remuneración.

Los depósitos que constituyen las entidades de depósito cuentan con una garantía especial ofrecida por el Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito, el cual ofrece una cobertura máxima de 100.000 euros por titular y entidad.

 

 

La clasificación de un depósito bancario puede establecerse en función de varios parámetros. La más habitual es establecerla en función del tiempo de vencimiento del depósito (menos de un año, más de un año o a un año), aunque también se puede clasificar en función del tipo de plazo, fijo o variable.

Los depósitos bancarios también clasificarse en dos tipos en función de su liquidez, es decir, dependiendo del momento en que el cliente pueda acceder a los fondos depositados.

 

  • Depósitos a la vista: el usuario que invierta su dinero en los depósitos a la vista puede disponer de ellos cuando considere necesario. Por ello, este tipo de depósitos ofrecen una disponibilidad inmediata a los depositantes. En cuanto al modo de acceder a los fondos, el cliente puede obtenerlos mediante la extracción de efectivo, en la sucursal donde tiene contratado el depósito, en cajeros automáticos, a través de la banca a distancia o realizando transferencias o cheques.

 

  • Depósitos a plazo fijo: el titular contrata el depósito por un plazo determinado y hasta que no llegue a su fin no puede utilizar el dinero invertido. Sin embargo, en caso de que el usuario tenga que acceder a su dinero de forma anticipada puede hacerlo, pero tendrá que asumir una comisión.

 

El Banco de España afirma en su clasificación que los depósitos bancarios se caracterizan por ser uno de los productos bancarios con menos riesgo del mercado. Esto es así porque los depósitos bancarios están respaldados por el Fondo de Garantías de Depósitos, que garantiza la devolución de hasta 100.000 euros del dinero invertido en caso de que el banco se proclame en quiebra.

Aparte de garantizar una máxima seguridad, podemos encontrar otras características en los depósitos bancarios son:

 

  • Permiten invertir dinero fácilmente. La mayoría de bancos ofrecen a sus clientes la opción de contratar depósitos bancarios y los trámites para ello son escasos y sencillos.

 

  • Diferentes plazos de tiempo. Los depositantes pueden elegir contratar un depósito a corto o largo plazo.

 

  • Productos transparentes. El inversor conoce desde el primer momento su duración, rentabilidad y liquidez.

 

  • Productos accesibles. Son productos sencillos y también, una buena opción de inversión para cualquier perfil de ahorrador. No requieren grandes conocimientos en finanzas o inversiones.

 

El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) está financiado por los diferentes bancos, cooperativas de crédito, cajas de ahorro y por el Banco de España. Su finalidad es ofrecer una cobertura en las pérdidas económicas de los clientes de un depósito bancario en caso de que la entidad financiera quiebre.

Si una entidad financiera quebrase el FGD se compromete a devolver el dinero invertido hasta un máximo de 100.000 euros por persona y entidad.

El FGD fue creado en noviembre de 1977 para respaldar el dinero invertido de un depositante. También, conformaba un método de control de las instituciones de crédito.

Para constituirlo, se siguieron las directrices de algunos países de la Unión Europea y de Estados Unidos, donde por aquella época ya encontrábamos instituciones similares.

El Banco de España trabajó por administrarlo y gestionarlo.

En 2008, el FGD pasó a garantizar los fondos por un importe de 100.000 euros, cuando antes la cantidad máxima que cubría era de 20.000 euros.

Antes del 2011, los bancos, las cajas de ahorro y las cooperativas de crédito contaban con tres fondos diferenciados.

La aprobación del Real Decreto Ley 16/2011, de 14 de octubre, estableció que los fondos existentes se aunaran mediante la creación del Fondo de Depósitos de Entidades de Crédito (FGDEC).

 

La mejor opción es la utilización de un comparador de productos bancarios como iAhorro.com con el que se realiza el análisis más profundo de los depósitos bancarios más rentables y se estudia el perfil de cada usuario para que la elección sea siempre la más adecuada.

Algunas recomendaciones para elegir el mejor depósito se basan en fijarse en su rentabilidad, cuanto mayor rentabilidad más beneficio obtendrá el cliente.

En cuanto al plazo, es necesario elegirlo según nuestros intereses y teniendo en cuenta que en el período que dure el depósito no podremos utilizar el dinero.

Escoger un depósito cuya liquidación de intereses, es decir, el momento en que el banco nos abonará los intereses creados, se ajuste a nuestro interés.

Un depósito sin comisión por cancelación anticipada es interesante porque en caso de que quieras extraer el dinero antes del plazo acordado, no tendrás que pagar ningún tipo de penalización.  

¿Cómo encontrar el mejor depósito bancario?


Los depósitos bancarios más rentables del mercado los puedes encontrar en iAhorro gracias a su comparador de productos bancarios. Analizar cada depósito para que el usuario encuentre el que más se adapta a su perfil es muy sencillo. Además, los expertos independientes con los que contamos en nuestra comunidad de iAhorradores te ayudarán y aconsejarán elegir cuál es el que más conviene a cada perfil.

A la hora de encontrar los mejores depósitos bancarios es muy importante tener en cuenta que se está poniendo en riesgo parte del dinero que se ha ahorrado a lo largo de un tiempo. No solo es necesario conocer la rentabilidad que pueden aportarnos, sino que hay que analizar muy bien el riesgo que se asume. Establecidos todos esos factores, tal y como hacemos en iAhorro, elegir el depósito adecuado es mucho más sencillo, seguro y rápido.

Otro de los factores a tener en cuenta es el plazo, es decir, el tiempo durante el que no se podrá disponer de ese dinero invertido. En ese sentido, encontramos una oferta de depósitos muy variada dentro de nuestro comparador, pudiendo elegir entre los depósitos bancarios a plazo fijo, a corto plazo, a un año y a largo plazo. Cuanto mayor es el plazo, mayor es el riesgo que se asume, aunque también es cierto que la rentabilidad también suele ser mayor.

Respecto a las comisiones que las entidades establecen y que nos encontramos en este tipo de productos bancarios son por apertura o por mantenimiento. Sin olvidar que la cancelación anticipada, parcial o total, es otro de los gastos que se deben asumir con la contratación de depósitos.

Invertir en depósitos bancarios es mucho más sencillo gracias a iAhorro.com y su comparador, asegurándote la mejor relación rentabilidad/riesgo y con el plazo de vencimiento que el usuario desee.