Qué es desahucio

Definición de desahucio


Consulta gran variedad de términos financieros y económicos explicados de manera sencilla, como por ejemplo desahucio.

Buscador

Desahucio

Un desahucio es un procedimiento judicial en el que se desaloja a los inquilinos de un inmueble por incumplimiento del contrato de arrendamiento para devolverlo al propietario legítimo.

A través del Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, se establecía que el arrendador de una vivienda podía iniciar el desahucio del arrendatario a “los seis meses de producido el impago de la renta sin que éste se haya regularizado en su integridad”, añadiendo que si, pasados dos años de duración del contrato, el arrendatario no desalojaba la vivienda el arrendador podía iniciar el procedimiento.

Durante la crisis económica española iniciada en 2008, el número de desahucios por ejecución forzosa ante el impago de la hipoteca o el alquiler fue muy numeroso. Esta situación causó un gran impacto social debido sobre todo a que las familias desahuciadas solían estar en situación de vulnerabilidad económica, hecho que no impidió una remodelación en 2009 de la Ley de Arrendamientos Urbanos y la Ley de Enjuiciamiento Civil creando los denominados “desahucios express” que incluían mecanismo más efectivos y rápidos en caso de morosidad o impago del alquiler del inmueble.

Con esa tesitura y ante el aumento de impagos hipotecarios, surgió la creación de las Oficinas de Intermediación Hipotecaria. Se trata de un servicio promovido por los ayuntamientos y que está dirigido a aquellas personas con dificultades para hacer frente a los pagos de las cuotas de la hipoteca y que corren riesgo de desahucio de su vivienda habitual. Es un servicio de intermediación entre la parte deudora y la entidad que concedió el préstamo hipotecario para conseguir llegar a un acuerdo. Las Oficinas de Intermediación Hipotecaria tienen tres objetivos principales: plantear medidas que permitan el pago de las cuotas hipotecarias y que eviten el proceso de ejecución; negociar alternativas que faciliten el mantenimiento de la vivienda por parte de la persona o familia; evitar en la medida de lo posible los desahucios (lanzamientos).