Qué es hipoteca de autopromoción

Definición de hipoteca de autopromoción


Consulta gran variedad de términos financieros y económicos explicados de manera sencilla, como por ejemplo hipoteca de autopromoción.

Buscador

Hipoteca de autopromoción

Las hipotecas autopromotor prestan dinero por anticipado, pero dicho préstamo no está enfocado a la compra del inmueble, sino a la construcción. La hipoteca nos financia la construcción de una propiedad.

Se denominan promotor debido a que eran los créditos que se concedían a muchas promotoras para llevar a cabo la construcción de viviendas y según se iban vendiendo, podían solventar las deudas.

Este tipo de hipotecas va dirigida de forma directa a los particulares y a la construcción de su propio inmueble. Da la posibilidad de hacer la casa como desee, pero teniendo en cuenta que el dinero podría agotarse antes de finalizar la obra si no se ajusta bien el presupuesto.

Para poder solicitar una hipoteca autopromotor necesitamos cumplir las siguientes condiciones:

  • Tener parcela o terreno en propiedad, anotada en el Registro de la Propiedad.
  • Pedir un proyecto a un arquitecto y visado por el correspondiente proyecto.
  • Solicitar licencia de obras en el Ayuntamiento correspondiente con dicho proyecto.

Después de que se le haya concedido la licencia de obras, debe acudir con ella y con el visado del Colegio de abogados a la entidad financiera para hacer una valoración real de la cantidad necesaria, el interés y la duración por la que se encontrará comprometido con dicha hipoteca.

Lo normal es que la entidad conceda un máximo del 80% del dinero real que vaya a necesitar y una duración máxima de 30 años, aunque esto depende de la entidad bancaria. El banco entrega el importe pactado a plazos según vaya avanzando la obra. La entidad irá liberando cantidades establecidas en cada fase a medida que se ejecuten las partes determinadas de la vivienda.

Según entidades bancarias como Bankia disponemos de hasta 3 años para financiar la construcción de la vivienda, en este periodo iremos recibiendo el dinero del crédito a medida que se realice la obra. Al finalizarse dispondremos de hasta 20 años para amortizar el préstamo.

El tipo de interés puede ser fijo o variable. El sistema de amortización funciona de esta forma: en la fase de desembolso sólo se abonarán los intereses sobre el capital dispuesto. Cuando termina la vivienda, la amortización del préstamo se realiza en cuotas constantes que comprenden capital e intereses.

Estas hipotecas se pueden solicitar para la opción de viviendas prefabricadas o modulares. Conseguir el préstamo de estas es necesario ya que la casa está anclada en el suelo de forma consistente al igual que una casa tradicional y necesita por lo tanto un proyecto de ejecución visado por el colegio de arquitectos y tener licencia de obra.

Construir tu propia casa puede tener beneficios ya que no se necesita pagar los costes de un promotor y se tiene total independencia a la hora de adaptar la distribución, dimensiones y calidad de materiales, pudiendo ahorrar hasta un 30% del presupuesto, pero siempre hay que tener en cuenta los riesgos de no ajustarse al presupuesto.