Qué es hipoteca de capital privado

Definición de hipoteca de capital privado


Consulta gran variedad de términos financieros y económicos explicados de manera sencilla, como por ejemplo hipoteca de capital privado.

Buscador

Hipoteca de capital privado

Una hipoteca de capital privado es un préstamo, pero el prestamista no es un banco, sino una persona física o jurídica, o un grupo de inversores. Tienen que constituir una hipoteca sobre tu bien ante un notario para que esté dentro del marco legal.

Este tipo de préstamo es una alternativa a la financiación tradicional, se suele recurrir a esta en situaciones difíciles en la que el usuario tiene nulo acceso a préstamos de entidades bancarias, como pueden ser ciudadanos dentro del fichero de RAI o ASNEF.

Este tipo de hipotecas se formalizan entre particulares o entre un particular y una entidad diferente a un banco. Suelen tener menos requisitos, suelen ser una buena opción para quien no puede cumplir con las condiciones de las entidades bancarias.

Condiciones de las hipotecas de capital privado

Las condiciones pueden variar dependiendo del prestamista. Se acuerda un porcentaje y un plazo con el prestamista, al igual que con una entidad bancaria. 

Los gasto de este tipos de préstamos son:

  • Tasar propiedad (a condición de los metros y el valor de la propiedad)
  • Notaría (dependiendo de dónde se firme el crédito?
  • Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, varía dependiendo de la comunidad autónoma y se calcula sobre la garantía hipotecaria.
  • Registro. Coste por inscribir la carga hipotecaria en el Registro de la Propiedad.
  • Comisión de apertura. Se le puede exigir al cliente por el acto de préstamo.
  • Comisión de gestión por intermediación. Se da en el caso de que haya una empresa intermediaria, cobran un porcentaje por dicha gestión.
  • Gestora. En el caso de que quieras que este tipo de entidades realice todos los trámites de presentación de impuestos, registros, etc.

Muchas personas han perdido sus hogares por la imposibilidad de no pagar las hipotecas de capital privado. Este tipo de hipotecas no tiene intereses tan bajos como las que ofrecen las entidades bancarias. Sin darte cuenta podrías estar en la situación de pedir 12.000€ y tener que devolver 50.000€ en 6 meses.

Puedes leer numerosos casos buscando en internet. Hay que tener en cuenta que los préstamos privados superiores a 1.000€ sin propiedad no existen.