Hipotecas

Calcula tu hipoteca al instante

La calculadora hipotecaria de iahorro te permite saber cómo evolucionarán tus cuotas


  • Fácil: solo necesitas la cantidad, el plazo y el tipo de interés

  • Rápida: en segundos conocerás el importe de tus cuotas

  • Al detalle: calculamos tu cuota mensual cada año

  • Fiable: basada en históricos de organismos oficiales

  • Gratis: ¡No nos tendrás que pagar nada!

Precio vivienda que quieres comprar

Indica el precio de la vivienda que quieres comprar. Si ya conoces el precio de venta y de tasación, pero no coinciden, indica el de menor importe.

Plazo de la hipoteca

Indica el plazo en años durante los que vas a pagar tu hipoteca
años

Ahorros aportados a la hipoteca

Indica los ahorros que aportarás al pago de la vivienda

Interés hipoteca fija

Indica el interés de la hipoteca fija que estás valorando
 %

Interés hipoteca variable

Indica el diferencial (porcentaje fijo que se suma al Euribor) de la hipoteca variable que estás valorando

Euribor** +

 %

(**) El Euribor es el tipo de interés medio al que se prestan dinero los bancos europeos entre sí. Se trata de una cifra oficial que sirve de referencia para los bancos a la hora de marcar tipos de interés en las hipotecas que comercializan. Así, la hipoteca variable tiene un interés que suma el Euribor más el diferencial.

Encontraremos la hipoteca más barata para ti, GRATIS y sin compromiso

Artículos relacionados con "hipoteca"


Preguntas frecuentes


Los expertos recomiendan que el endeudamiento de una persona sea de un máximo del 35% de sus ingresos. La cuota mensual del préstamo hipotecario, más los demás préstamos que se paguen cada mes, no debe superar ese 35%. Esta cifra puede funcionar como baremo a seguir a la hora de decidir hipotecarse, aunque con productos financieros tan longevos como las hipotecas es complicado asegurar que las condiciones económicas se mantendrán estables durante toda la vida del préstamo.

El umbral de endeudamiento no solo engloba el préstamo hipotecario sino que se debe tener en cuenta todos los préstamos o créditos que se estén pagando, incluidas las tarjetas de crédito si se usa para aplazar pagos. Por tanto, la suma de todas las cuotas de financiación deberían sumar como máximo ese 35% de los ingresos.

La cuota que se pagará de hipoteca cada mes es una de las cifras más importantes referentes a la hipoteca que se vaya a contratar. Uno de los principales indicadores para saber si se podrá asumir el coste de la financiación de compra de casa.

Los ahorros que se pueden aportar también definirán si se puede acceder a un préstamo hipotecario. Además, en un primer momento es posible que haya más gastos relacionados a pagar en el momento. Por otra parte, también los impuestos derivados de la compra venta son un gasto inicial que hay que tener en cuenta antes de firmar un préstamo hipotecario.

La concesión de una hipoteca va ligada a la compra de una vivienda y hay gastos derivados de ambas acciones. Los gastos por comprar una casa no están vinculados a la hipoteca porque se puede comprar una casa sin necesidad de financiación pero si se compra una casa con financiación es importante tenerlo en cuenta porque son gastos que habrá que asumir en el momento inicial de la firma de hipoteca.

La compra de una casa supone diferentes costes si se trata de una vivienda nueva o si se trata de una vivienda de segunda mano. La compra de una vivienda nueva supone el pago del IVA y del impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Por su parte, la compra de una vivienda de segunda mano supone el pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

Los gastos de Notaría y los derivados de la inscripción en el Registro de la Propiedad son necesarios en la compra de inmuebles nuevos o de segunda mano. Ambos gastos están regulados.

Los gastos que se añadirán por financiar la compra con una hipoteca son, por una parte, los de tasación del inmueble a comprar o la nota simple. Ambos son documentos para definir las características y el estado del inmueble. Un gasto inicial puede ser las comisiones derivadas de la hipoteca, en caso de que tenga comisión de apertura por ejemplo. Los gastos de gestoría también hay que tenerlos en cuenta ya que son los que se encargarán de todo el papeleo hasta la firma final de la hipoteca.

La diferencia principal es que una hipoteca fija siempre tiene los mismos intereses y, por tanto, se sabe cuál será el importe de la cuota que habrá que asumir durante toda la vida de la hipoteca, siempre será la misma. Por su parte, la hipoteca variable se revisa periódicamente, lo habitual es que se haga cada 6 meses o cada 12 meses. Las revisiones suelen suponer un cambio de intereses y, por tanto, un cambio de cuota periódico.

El interés fijo es muy atractivo para aquellas personas que prefieren saber de principio a fin qué supondrá para ellos hipotecarse. Sin sorpresas durante la duración de la hipoteca. Por su parte, la hipoteca variable puede suponer pagar menos intereses, según las variaciones que vayas experimentando los intereses, pero también puede evolucionar al alza. Es un riesgo ya que la mayoría varían sus intereses en función de la evolución del Euribor.

Otro punto a tener en cuenta es que de salida las hipotecas a tipo fijo suelen tener intereses fijos más altos que el diferencial que se aplica a las hipotecas variables. Claro que en el caso de las hipotecas variables a ese diferencial hay que sumarle el Euribor.

El sistema de amortización de una hipoteca es lo que determina cómo se devuelve el dinero prestado: las cuotas, cómo se pagan los intereses o el dinero recibido. El sistema de amortización más común en España es el francés.

El sistema de amortización francés supone aplicar cuotas constantes donde se paguen más intereses al principio y se amortice menos capital prestado. La evolución hará que las últimas cuotas sean inversas, se amortizará más y se pagarán menos intereses al final. Esto significa que las primeras cuotas se dividirán en amortización de capital en, por ejemplo un 80% y pago de intereses el otro 20%. Las últimas cuotas según el sistema francés se dedicarán en un 80% a la amortización y un 20% al pago de intereses.

Otros sistemas de amortización son el italiano que contempla cuotas constantes, el alemán donde las cuotas van a ir decreciendo, el sistema de amortización creciente que tiene cuotas iniciales muy pequeñas, el sistema americano contempla cuotas donde solo se pagan intereses y la amortización del capital se produce al final en una sola cuota.

Los seguros de vida y de hogar son productos que habitualmente se vinculan a las hipotecas para prevenir futuras situaciones. Existe bastante desconocimiento sobre si son o no son obligatorios.

La ley obliga a contratar un seguro de incendio cuando se compra un inmueble financiado con una hipoteca. Este seguro debe contratarse en el momento de la compra y la firma de la hipoteca en función del valor de tasación de la vivienda. Los seguros de vida o un seguro de hogar con más coberturas no son obligatorios por ley, si bien lo recomendable es valorarlo y tenerlo en cuenta por si se puede tener ya que es recomendable.

En qué te puede ayudar esta calculadora de hipotecas de iAhorro


¿Estás pensando en comprar una casa o un piso? La calculadora de iAhorro te permite conocer que hipoteca puedes pagar y cuál será la cuota mensual a la que tendrás que hacer frente a lo largo de la vida del préstamo. Esta es una simulación a tener en cuenta antes de pedir un préstamo hipotecario.

iAhorro también cuenta con toda la información del mercado hipotecario actualizada. A través del comparador de hipotecas te ayudamos a encontrar la opción que mejor se adapte a tus necesidades. Es importante en el proceso de contratación de una hipoteca no quedarse solo con lo que te ofrece tu banco de siempre, mira otras ofertas del sector porque puede que se adapten más a tus características. Desde iAhorro te ahorramos tiempo y gestión para que des con la mejor opción. Consulta de forma rápida, sin líos y gratis que ofrecen las principales entidades que operan en España.