Así son las mejores hipotecas mixtas

Mezcla cuota fija y cuota variable a la hora de pagar la hipoteca

La hipoteca mixta es una combinación de la hipoteca fija y de la variable. Este tipo de préstamo se divide en dos partes, en la primera los clientes tienen que pagar un tipo de interés fijo. En la segunda parte de préstamo el interés será variable, dependiente el euríbor. Este tipo de préstamos es interesante en épocas alcistas del euríbor para sacar el máximo rendimiento a los intereses.

Encontraremos la hipoteca más barata para ti, GRATIS y sin compromiso

  • iAhorro te ayuda a elegir tu nueva hipoteca
  • Te acompañaremos en todo el proceso, de principio a fin
  • Un experto responderá a todas tus dudas

Preguntas frecuentes sobre hipotecas mixtas


Se trata de aquellos préstamos hipotecarios que durante más de un año se establecen a tipo fijo para, posteriormente, pasar a un tipo variable hasta el final de la vida de la hipoteca. De esta manera, el usuario se asegura un periodo de tiempo en el que pagará la misma cuota por su hipoteca y otro, más largo, que dependerá de los tipos de interés.

Las hipotecas mixtas, frente a otros tipos como las hipotecas fijas cuya duración oscila entre los 15 y los 20 años, se alargan entre 30 y 40 años. La mayor duración de las hipotecas mixtas es una ventaja para los clientes que prefieran que la cantidad económica a pagar en sus cuotas sea fija, pero necesiten más tiempo para devolver el importe del préstamo hipotecario.

Depende de en qué momento se encuentre tu hipoteca mixta, en el tramo fijo o variable, el cliente se acogerá a las condiciones del funcionamiento de cada período.

 

La principal ventaja de las hipotecas mixtas es que el usuario cuenta con un primer periodo en el que conoce la cuota que pagará mes a mes y sin que varíe. Esto provoca una mayor estabilidad económica personal y evita preocupaciones provocadas por los cambios de los tipos de intereses.

Pero, las hipotecas a tipo mixto también tienen desventajas. Entre sus desventajas destaca que el interés a tipo fijo que conllevan estas hipotecas durante los primeros años no permite a los clientes obtener beneficio por el nivel negativo del euríbor actual. Esto significa que los clientes que tengan contrada una hipoteca a tipo variable están consiguiendo una reducción de los intereses que tiene que pagar.

Otro de sus inconvenientes es que, al igual que sucede con las hipotecas variables, contratar un tipo de hipoteca cuyo tipo de interés depende de las fluctuaciones del euríbor supone una gran incertidumbre. Durante el tramo variable no podrás saber con exactitud cuánto tendrás que pagar por tus cuotas. En caso de que durante el tramo variable de la hipoteca mixta el nivel del euríbor incremente, tendrás que pagar cuotas más elevadas.

El periodo de tiempo en el que las hipotecas mixtas cuentan con un tipo de interés fijo puede ser superior a los 5 años y dependerá de la oferta de la entidad bancaria y las características de cada usuario. Otro aspecto que hay que considerar es la capacidad de negociar que caracteriza al cliente para no aceptar la primera oferta que ofrezca la entidad.

El tiempo de duración de las hipotecas mixtas oscila entre los 10 y 20 años alcanzando un máximo de 30 años.

 

 

Al igual que ocurre con el resto de préstamos hipotecarios, las entidades pueden establecer diferentes comisiones por su contratación. Un ejemplo es la comisión de apertura y que se puede negociar con el banco o entidad.

La comisión de apertura es aquella que los bancos cobran a los clientes por formalizar un préstamo hipotecario. Las entidades bancarias o financieras aplican este tipo de comisión porque deben recuperar los gastos administrativos, informáticos y de gestión a los que deben enfrentarse al inicio de la tramitación del préstamo.

También existe la comisión por desistimiento cuyo porcentaje variará en función del momento en el tiempo con el que se realice. Esta comisión es el importe que cobran los bancos a los clientes cuando se cancela o se amortiza total o parcialmente un préstamo.

La comisión por subrogación de una hipoteca. Es la comisión que cobra un banco en caso de que traslademos nuestro contrato hipotecario a otra entidad bancaria.

Otra comisión es la comisión por cambio de condiciones o novación de hipoteca. La entidad bancaria cobra por los gastos administrativos que conlleva modificar las condiciones en el contrato de la hipoteca.

Otro aspecto que hay que considerar cuando se contrata una hipoteca son los gastos. Con la nueva ley hipotecaria el cliente deberá asumir los gastos de tasación y en caso de que quiera una copia de la escritura, los aranceles notariales correspondientes El banco deberá abonar el resto de gastos: gastos por notaría, aranceles notariales, el registro y el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) que es el impuesto que conllevan las hipotecas.

La utilización de comparadores de productos bancarios como iAhorro.com ayuda a los usuarios a encontrar las hipotecas mixtas más adecuadas y que, además, cuenta con una Comunidad de expertos independientes que informa, asesora y forma de forma gratuita a todas aquellas personas que lo necesitan.

¿Cómo conseguir las mejores hipotecas mixtas?


La contratación de las hipotecas conlleva una serie de responsabilidades adheridas al comprador de la vivienda. La primera de ellas es la de informarse y formarse en materia hipotecaria, sin olvidar el asesoramiento de expertos que pueden aportar un punto de vista profesional e independiente y ayudar notablemente en la elección del mejor préstamo hipotecario.

En la Comunidad de iAhorradores, los usuarios pueden encontrar una amplia gama de profesionales independientes que ayudarán y asesorarán a los usuarios de forma gratuita y sin necesidad de registrarse. Otro aspecto muy importante es la elección del préstamo hipotecario correcto, siendo necesario no decantarse por la primera oferta que llega. Conocer a la perfección los pros y los contras de cada tipo de hipoteca y las comisiones que las entidades establecen así como los seguros que vinculan. Al mismo tiempo hay que analizar de forma detallada la situación económica personal y familiar supone una gran ayuda antes de elegir la mejor hipoteca para cada usuario.

Las hipotecas mixtas son una alternativa tanto a las hipotecas fijas como a las de tipo variable ya que combinan a ambos tipos de préstamos para la vivienda. Durante un tiempo el usuario cuenta con un tipo de interés fijo que puede ser de 3, 5 o más años, y el resto de la vida de la hipoteca es a tipo variable.

Los préstamos hipotecarios a tipo mixto permiten mantener una cuota a pagar fija durante los primeros años. Esta situación permite a los usuarios conseguir una estabilidad durante un tiempo y que puede servir como ayuda para ahorrar de cara a imprevistos o para cuando se produzca el cambio a tipo variable.

Las hipotecas más contratadas en España son las hipotecas a tipo variable, después los usuarios tienen preferencia por las hipotecas a tipo fijo y por último, las hipotecas a tipo mixto.

Muy pocos clientes se decantan por contratar las hipotecas a tipo mixto debido a la maleabilidad de índices de referencia como el euríbor y porque en los últimos meses este indicador ha registrado unos datos negativos. Por ello, es un buen momento para contratar una hipoteca variable.