Cuáles son las mejores hipotecas del mercado

En iAhorro te ayudamos a encontrar la hipoteca que mejor se adapte a tus necesidades

En iAhorro trabajamos con los principales bancos que operan en España. Gracias a nuestro comprador puedes obtener información objetiva sobre las diferentes ofertas hipotecarias de las entidades. Con solo un clic podrás comparar las principales características de las hipotecas para que elijas la que más te convenga según tu perfil económico. Además, podrás resolver todas las dudas que surjan durante el proceso a través de nuestros expertos hipotecarios.

Hipotecas variables

Hipotecas mixtas

Hipotecas fijas

Encontraremos la hipoteca más barata para ti, GRATIS y sin compromiso

  • iAhorro te ayuda a elegir tu nueva hipoteca
  • Te acompañaremos en todo el proceso, de principio a fin
  • Un experto responderá a todas tus dudas

Preguntas frecuentes sobre mejores hipotecas


El préstamo hipotecario es un producto bancario por el que una entidad bancaria otorga al cliente una cantidad económica necesaria para que compre una vivienda o inmueble. El cliente deberá devolver el importe al banco al que se suman unos intereses en cuotas periódicas.

Hipoteca a tipo fijo El tipo de interés aplicado a esta hipoteca es el mismo durante toda la vida del préstamo, con lo que la cuota mensual que el cliente debe pagar va a ser siempre la misma. El tipo de interés de esta hipoteca no depende de índices de referencia como el euríbor. El banco ofrece la hipoteca a un tipo de interés fijo que solo variará si se incumplen las condiciones pactadas.

Hipoteca a tipo variable En esta hipoteca el tipo de interés depende de las modificaciones del euríbor, con lo cual la cuota que el cliente debe pagar subirá o bajará en función del euríbor. El tipo de interés nominal (TIN) se calcula sumando el diferencial que aplica el banco más el valor del euríbor de ese mes, es decir, TIN = diferencial + euríbor.

Lo habitual es que se aplique el dato del euríbor del mes en el que se firma la hipoteca, y que cada seis meses se actualice el tipo de interés en función del euríbor. De este modo se paga la misma cuota durante seis meses, y pasado ese tiempo se vuelve a recalcular la cuota, pudiendo subir o bajar.

Hipoteca a tipo mixto La hipoteca mixta combina el funcionamiento de la hipoteca fija y de la hipoteca variable. El cliente paga durante un período de tiempo un tipo de interés fijo y pasado el plazo pagará un tipo de interés que dependerá de las fluctuaciones del euríbor.

Antes de contratar una hipoteca es indispensable reflexionar sobre la situación financiera en que nos encontramos y así, elegir el producto hipotecario que mejor se adapte a nuestras circunstancias. Es muy importante comparar las diferentes ofertas de las entidades bancarias para poder elegir la hipoteca que más se ajuste a nuestras preferencias.

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta antes de contratar un préstamo hipotecario son las comisiones. Entre las comisiones más frecuentes encontramos las comisiones por apertura, referente a los gastos correspondientes a la formalización y a la puesta en disposición del capital que se va a ofrecer al cliente.

Otra de las comisiones que se pueden aplicar a una hipoteca es la comisión por amortización anticipada del capital que es el importe que la entidad financiera cobrará en caso de que el cliente anticipe o adelante el pago de la cantidad económica que debe.

La financiación máxima que las entidades ofrecen en la compra de una vivienda es del 100%, es decir, conceden un préstamo hipotecario que cubre el precio total del inmueble que pretendemos comprar. Esta operación supone un alto riesgo de morosidad tanto para los bancos como para los clientes, por lo que son inusuales. En general, los bancos financian un máximo del 80% del valor de compraventa o tasación de los inmuebles.

¿Qué tipo de hipotecas existen y cuáles son sus características?


Encontramos tres tipos de hipotecas en base a su tipo de interés:

  • El interés de las hipotecas variables cambia dependiendo de la fluctuación del euríbor. Por ello, si el valor de este indicador cambia, la cuota de la hipoteca se modificará también en cada revisión. El interés es revisado anual, semestral o trimestralmente. Es un producto idóneo para clientes más arriesgados o que tengan la intención de pagar su hipoteca en un plazo de tiempo inferior a los 20 años. Entre los puntos fuertes de estas hipotecas destacan que, si en el momento de la revisión el euríbor está en niveles bajos, los intereses de estas hipotecas se reducirán y el cliente pagará menos dinero en las cuotas. Las comisiones por amortizar una hipoteca variable son más bajas que si se amortiza en una a tipo fijo. De esta manera, lo máximo que pueden cobrar los bancos es un 0,25%.

 

  • Las hipotecas fijas son los préstamos hipotecarios que más se ajustan a clientes conservadores que no quieran arriesgarse. El tipo de interés de estas hipotecas no cambia en ninguna de las cuotas. Las hipotecas a tipo fijo permiten que el usuario conozca desde que firma el contrato cuánto tendrá que abonar a lo largo de la vida del préstamo hipotecario. No están sujetas a las modificaciones del euríbor, por lo que el cliente no tendrá que pagar más si los niveles del euríbor se incrementan. Uno de los inconvenientes de este tipo de hipotecas es el porcentaje que el cliente tendrá que pagar por amortizar su préstamo, en este caso el tipo máximo se eleva hasta el 2%.

 

  • En las hipotecas mixtas se combinan dos períodos para pagar el préstamo hipotecario. En un tramo el tipo de interés es fijo y en el otro tramo es variable. Entre sus ventajas destacamos que el cliente puede elegir la duración de cada plazo dependiendo de sus intereses. Durante el período variable, igual que en las hipotecas a tipo variable, si el euríbor disminuye, el cliente tendrá que abonar menos cantidad en sus cuotas. Durante el plazo fijo, siempre sabrá cuánto dinero tendrá que pagar cada mes.

Características de las hipotecas:

  • TIN. El tipo de interés nominal (TIN) es el porcentaje que cobra el banco por prestar dinero al cliente. Se refiere a un período de tiempo específico y no incluye las comisiones, los gastos que tenga que pagar el usuario ni la periodicidad de pagos.

 

  • TAE. La tasa anual equivalente (TAE) es el porcentaje que mide el coste efectivo de un préstamo o producto financiero a un plazo concreto. La TAE incluye el TIN, los gastos bancarios y la frecuencia de los pagos.

 

  • Comisiones. Las comisiones más habituales que encontramos en las hipotecas son la comisión de apertura que hace referencia al dinero que una entidad financiera cobra en el momento en que se formaliza un préstamo para cubrir gastos administrativos y de gestión y la comisión por amortización anticipada, que consiste en el cargo que la entidad financiera cobra al cliente por adelantar todo o parte del capital que debe.

 

  • Productos vinculados. Son productos que las entidades bancarias ofrecen al cliente para concederle una hipoteca o para que se beneficie de un préstamo hipotecario con mejores condiciones. Los productos vinculados más comunes son un seguro de hogar o un seguro de vida. No son obligatorios.

 

  • Financiación. Las entidades bancarias pueden conceder una hipoteca que cubra el precio total de la vivienda que el cliente quiere adquirir. Esta opción implica un riesgo alto de morosidad para los bancos y para los clientes, por lo que no se suele ofrecer. Por lo general, los bancos financian un 80% del valor de tasación o de compraventa de un inmueble.

 

  • Finalidad. Los bancos ofrecen condiciones diferentes en las hipotecas de primera y segunda adquisición. Las hipotecas para una segunda vivienda ofrecen una financiación más baja, de entre 50% y 70% del valor de compraventa o tasación. En el caso de la primera vivienda la financiación se establece en el 80% del valor de la vivienda o tasación.