Subrogación de hipotecas

Una vía para mejorar las condiciones de tu hipoteca

La subrogación de un préstamo hipotecario tiene por objetivo mejorar las condiciones de la hipoteca mediante un cambio de banco.La subrogación suele darse cuando el cliente no está contento con su entidad, con las condiciones de su hipoteca o con el tipo de hipoteca.Los principales beneficios que se buscan son una disminución de intereses y cambiar el tipo de hipoteca, por lo general de variable a tipo fijo.

Las mejores hipotecas que aceptan subrogación:

Encontraremos la hipoteca más barata para ti, GRATIS y sin compromiso

  • iAhorro te ayuda a elegir tu nueva hipoteca
  • Te acompañaremos en todo el proceso, de principio a fin
  • Un experto responderá a todas tus dudas

¿Quieres saber más sobre subrogación hipotecaria? Lee nuestros artículos


Preguntas frecuentes sobre subrogación hipotecaria


¿Me va a costar dinero subrogar mi hipoteca?

Con la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria, el coste de subrogar la hipoteca se elimina, siendo totalmente gratuito el cambio de banco para el hipotecado. Con anterioridad a esta ley, el hipotecado sí tenía que soportar una comisión por subrogación que se abonaba a la antigua entidad. El importe variaba en función del momento en el que se producía el cambio, y no podía ser más del 0,5% del capital pendiente durante los cinco primeros años o del 0,25% a partir del sexto año de vida de la hipoteca. La nueva Ley Hipotecaria elimina este gasto totalmente.

Tipos de subrogación

Hay dos tipos de subrogación:

La subrogación de acreedor: La subrogación de acreedor es cuando la hipoteca cambia de una entidad a otra, es decir, cambia la entidad que presta el dinero. De este modo una nueva entidad bancaria asume el préstamo hipotecario, mejorando las condiciones de la hipoteca que ofrecía la anterior entidad.

La subrogación de deudor: consiste en mantener la hipoteca en la entidad, pero sustituyendo al titular o titulares del préstamo hipotecario. Esta opción ocurre cuando se produce una compraventa por lo general.

Condiciones para la subrogación

Para poder optar a una subrogación de acreedor, el titular del préstamo hipotecario tiene que estar al corriente del pago de las cuotas de la hipoteca y contar con un buen historial crediticio. Una vez que se tiene una entidad nueva, ésta emite una oferta vinculante que mejore las condiciones de la hipoteca. La entidad originaria tiene 15 días para mejorar las condiciones de la oferta vinculante de la nueva entidad. Si mejora las condiciones, no se llevará a cabo la subrogación. Si no mejora las condiciones, se inicia el proceso de subrogación.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).