Seguros de tipos de interés

¿Protección ante la subida del Euribor?

No son seguros de tipo de interés

Comercializados en demasiadas ocasiones como "seguros de tipos de interés", se han colocado a clientes minoristas permutas financieras de tipos de interés (Interest Rate Swap) derivados de tipos de interés (Caps, Collars y Floors).

Veremos la naturaleza de estos productos financieros que los bancos han colocado junto a los préstamos hipotecarios con el argumento de que protegían ante subidas del Euribor.

Naturaleza de los productos

Las permutas de tipo de interés (Swaps) y los derivados sobre tipo de interés (Caps, Collars y Floors) no son seguros, son productos financieros complejos.

Pese a que se hayan podido comercializar bajo el argumento de que protegían al hipotecado de las subidas del Euribor, su naturaleza es bastante más complicada. Veamos la definición real de estos contratos financieros:

Permuta financiera de tipos de interés (Interest Rate Swap): es aquella operación por la cual las partes acuerdan intercambiarse entre si el pago de cantidades resultantes de aplicar un tipo fijo y un tipo variable sobre un importe nominal y durante un periodo de duración acordado. Sin embargo lo habitual en materia hipotecaria es que se contrataran Swaps de interés fijo creciente convertible a variable, mediante los cuales se pactaba un interés "techo" y un interés "suelo". Si el euribor tocaba el "techo", el hipotecado recibía dinero del banco, si tocaba el "suelo", el hipotecado tenía que pagar al banco. Por tanto, el cliente tenía un tipo fijo si el euribor subía en un determinado valor, pero también un tipos fijo si baja de otro (con lo cual no se beneficiaba de las bajadas posteriores).

Un CAP es una opción de tipo de interés por la cual, una de las partes (comprador el cliente) se obliga a pagar a la otra (vendedor el banco) una prima y la contraparte se obliga frente a ella a que, en el supuesto de que en una o varias fechas futuras previamente pactadas por las partes, los tipos de referencia excedieran del Tipo Cap, el vendedor pagará al comprador una Cantidad Cap que se calculará sobre un Importe Nominal acordado por las partes. Un cliente contrata este producto cuando estima que los tipos de interés (Euribor) van a subir y quiere protegerse de ello.

FLOOR es aquella opción de tipo de interés por la cual, una de las partes (Comprador el cliente) se obliga a pagar a la otra (Vendedor el banco) una orima y la contraparte se obliga frente a ella a que, en el supuesto de que en una o varias fechas futuras previamente pactadas por las partes, los tipos de Referencia cayesen por debajo del tipo Floor, el vendedor pagará al comprador una Cantidad Floor que se calculará sobre un Importe Nominal acordado por las partes.

Contratar un Swap si el préstamo hipotecario, además, tiene una cláusula suelo en la escritura es, cuanto menos, un engaño al cliente.

En el COLLAR se incorpora un Cap y un Floor, de tal modo que una de las partes adquiere un Cap y vende un Floor simultáneamente a la otra parte. La estrategia ideal es que la prima pagada y comprada sume 0.

Productos complejos dónde los haya, cuya naturaleza puede tener similitudes tanto con un seguro como con las cláusulas de "suelo" y "techo" pero que en absoluto se pueden asimilar.

La asimetría de la información manejada por el banco y un cliente minorista es evidente y nos permite deducir que raramente se ofrecerá al cliente una cobertura que le convenga.
 

¿Prefieres un análisis
a tu medida?
¿A qué plazo?
¿Sabes cuál es el valor de tasación aproximado?
Tienes otros préstamos? ¿Cuánto pagas al mes por ellos?
Swaps, Caps, Collars y Floors son productos financieros complejos relacionados con el activo subyacente 'tipo de interés' y que se han colocado a clientes hipotecados.
  • ¿Son seguros de tipo de interés?

No, son coberturas financieras mucho más complejas.

  • ¿Son cláusulas de suelo y techo?

No, ya que no van relacionadas con la escritura hipotecaria, son productos financieros independientes.

  • ¿Son siempre malos los Swaps?

No, depende del cliente y del escenario de tipos de interés futuros que maneje. Un cliente normal, sin embargo, no tiene el conocimiento financiero suficiente para valorar la conveniencia de estos productos.