Pequeñas reformas para ahorrar energía en casa




Aunque haya pequeños signos de recuperación económica en el país, lo cierto es que muchas familias han perdido poder adquisitivo. Ello ha provocado que la conciencia del ahorro esté cada vez más presente en el día a día. No consiste solo en encontrar los productos más baratos una vez se vaya a la compra sino que también se trata de ahorrar en el hogar partiendo de hábitos de consumo responsables que minimicen los gastos.

Cuando llega el invierno, ahorrar en casa es fundamental. A medida que las temperaturas bajan, las facturas de luz y gas son más elevadas. Se está más en casa y tener una temperatura confortable dentro del hogar tiene un precio. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la electricidad y los combustibles forman parte del grupo de mayor gasto dentro de los presupuestos familiares por lo que si es posible reducir esta partida, mejor que mejor.

Con pequeños gestos e inversiones en cambios en el hogar se puede conseguir un ahorro energético que ayude a aminorar el gasto a corto y largo plazo.
  • Equipa tu hogar con electrodomésticos eficientes. Se trata de invertir en aparatos y electrodomésticos que sean eficientes en su consumo energético. Requieren de una mayor inversión inicial, pero a la larga contribuyen al ahorro y son más duraderos. Se identifican porque en su etiquetado de eficiencia energética están identificados como clase A , A , A o A.
  • Asilar y ahorrar. La clave en invierno es mantener el calor en casa y que el frío no pueda entrar por ninguna parte. El aislamiento térmico hará que la vivienda necesite menos energía. En ventanas y puertas, el aislamiento es de gran utilidad. Concretamente en las ventanas, el aislamiento correcto dependerá de la calidad del vidrio de la ventana así como de su marco. Invertir en dobles ventanas hará que se minimice la pérdida de calor. Sellar marcos y molduras en ventanas y utilizar burletes para evitar que el aire entre y salga a través de las puertas, hará el aislamiento sea mejor y la energía consumida menor.
  • Termostatos y temporizadores. Ahorrar en calefacción pasa por la utilización de termostatos y reguladores de temperatura que hagan reducir los grados cuando sea oportuno, logrando ahorrar un 7% de energía por cada grado bajado. Además los hay programables, de modo que se pueden fijar distintas temperaturas a distintas horas, al igual que hay utensilios que lo hacen a distancia, estando fuera de casa. En cuanto a la luz, es posible instalar un sistema temporizador que active y desactive la corriente de determinados aparatos según se desee.
Si a las pequeñas reformas o cambios físicos que se le pueden hacer al hogar, le sumamos un consumo responsable de la energía, el ahorro será aún mayor. Consiste en poder hacer un uso razonable de los recursos de los que disponemos, no solo de cara a cuidar el bolsillo sino también de cara a cuidar el medio ambiente. Con electrodomésticos más eficientes y consumos responsables de luz y gas, se preservan los recursos a la vez que se evita que las facturas acaben disparándose a final de mes.
Equipa tu hogar de la mejor forma