Cuáles son las tarjetas de pago contactless

Mejora la experiencia de pago con las tarjetas contactless

Los sistemas de pago de tarjeta contactless permiten realizar compras solo acercando la tarjeta bancaria al terminal punto de venta de los comercios (TPV/datáfonos). Gracias al nuevo sistema de pago los consumidores ahorran tiempo. Si la compra es menor a 20 euros no será necesario poner el pin de la tarjeta para que se realice la operación. Si tu tarjeta no cuenta con esta tecnología puedes pedírsela a tu banco.

Preguntas frecuentes sobre pago contactless


Se trata de una nueva tecnología con la que cuentan las tarjetas bancarias y que permite realizar el pago por proximidad al TPV o datáfono. Para que se produzca esta acción la tarjeta debe estar a una distancia mínima de 20 centímetros, pudiéndose reducir, incluso, a 10 centímetros. La tecnología contactless, también conocida como pago NFC (near field comunication), puede encontrarse en todo tipo de tarjetas bancarias, desde crédito hasta débito o prepago.

Un datáfono es un dispositivo que se instala en una tienda o comercio y que permite a los clientes realizar pagos (por red telefónica, o IP vía GPRS, Wi-Fi) mediante su tarjeta bancaria, ya sea de débito o crédito.

Los datáfonos también son denominados TPV (terminal punto de venta), cuentan con un teclado, una pequeña impresora, un lector de la banda magnética de las tarjetas, un chip y un software que permite realizar la gestión de la operación de venta y el protocolo de comunicaciones.

 

La principal ventaja del pago sin contacto es la comodidad, ya que si la cantidad adeudada es inferior a 20 euros el usuario de la tarjeta no tendrá que introducir número de seguridad. Al mismo tiempo implica mayor rapidez en el pago, por lo que es ideal para aquellas compras rápidas.

Una de las principales desventajas de las tarjetas contactless es que al no ser necesario introducir el número PIN en compras menores de 20 euros, en caso de robo pueden realizar compras inferiores a ese importe de forma fraudulenta. En caso haber sufrido un fraude en tu tarjeta estas recomendaciones pueden resultarte útil:

  • Ponte en contacto con tu entidad. Para estos casos, todas las entidades cuentan con un teléfono disponible las 24 horas todos los días. Cuando expliques que has sufrido un fraude bloquearán o anularán tu tarjeta inmediatamente. Según el artículo 27.b de la Ley 16/2009 de servicios de pago, el titular está obligado a comunicárselo a su banco para evitar malos entendidos. Una vez bloqueen tu tarjeta, si se utiliza con fines fraudulentos el titular queda exento de toda responsabilidad y no tendrá que asumir ninguna consecuencia.

 

  • Presentar una denuncia en comisaría. Es necesario interponer una denuncia ante fuerzas de seguridad porque el fraude es un delito.

 

  • Reclamar la cantidad económica que te han defraudado. La entidad tendrá que encargarse de devolver el dinero de la operación que se realizó sin el permiso del titular. En caso de que no se responsabilice, debes ponerte en contacto con el Servicio de Atención al Cliente de la entidad emisora de la tarjeta y emitir una reclamación.

Este tipo de tecnología cuenta con total seguridad para realizar las compras en cualquier establecimiento que cuente con un TPV que permita este sistema de pago por proximidad. Las entidades, además, cuentan con estudios de los hábitos de pago de los usuarios que pueden detectar anomalías en caso de robo o uso no autorizado de la tarjeta contactless. A esto hay que unir los seguros antirrobo y antifraude con los que cuentan.

Normalmente, las entidades bancarias ofrecen recomendaciones a sus clientes sobre cómo utilizar las tarjetas contactless que emiten con total seguridad.

Cada vez existen más usuarios que buscan beneficiarse de las ventajas de los nuevos sistemas de pago y deciden contratar estas tarjetas, como consecuencia, su uso se incrementa.

Sin embargo, el pago mediante tecnología contactless genera desconfianza entre algunos clientes porque no conocen con exactitud cómo funcionan. Las múltiples entidades generan sus propios procesos de encriptación y sistemas de pago seguro, pero podemos tener en cuenta ciertos aspectos que nos ayudarán a realizar compras con tarjetas sin contacto adecuadamente:

• Desactivar el servicio de la tarjeta de forma automática en caso de perderla o sufrir un robo o extravío. Los bancos ponen a disposición de sus clientes un número de teléfono para atender las peticiones eficazmente.

• Es recomendable comprobar el ticket de cobro del TPV después de realizar cada compra u operación con la tarjeta.

• Realizar un seguimiento regular de nuestros gastos. Puedes utilizar la banca online para ello y, además, emplearás menos tiempo. Para ello, necesitas descargarte la app de tu entidad bancaria en el móvil e introducir tus datos.

 

 

Actualmente el número de tarjetas con pago NFC es muy elevado y actualmente, el 100% de las tarjetas bancarias cuentan con esta tecnología para realizar los pagos.

 

El pago sin contacto cuenta con una gran ventaja cuando se trata de cantidades inferiores a 20€. Los usuarios no tendrán que introducir el código de la tarjeta bancaria si el pago a realizar es inferior a esa cantidad.

Si por el contrario, la cantidad que se adeuda en el establecimiento es superior a los 20 euros el TPV o datafono exigirá el uso del código de seguridad de la tarjeta. En este caso también se puede realizar el pago por proximidad, pero siendo obligatorio la introducción del número secreto de la tarjeta.  

¿Cómo conseguir las mejores tarjetas con pago contactless?


El pago sin contacto contactless cuenta cada vez con más adeptos que prefieren la comodidad y la rapidez de este tipo de tarjetas. La tecnología NFC (Near Field Comunication) permite al usuario realizar cualquier pago, simplemente, acercando su tarjeta de crédito al TPV.

La seguridad de este tipo de tarjetas bancarias y de su pago está totalmente garantizada ya que para que pueda producirse el pago, la tarjeta contactless debe estar a menos de 20 centímetros del TPV o datáfono. Las entidades hacen controles periódicos de los usuarios por si hay gastos anómalos y que no sean del propietario de la tarjeta.

Al igual que el resto de tarjetas de crédito, aquellas que cuentan con tecnología contactless pueden utilizarse para conseguir una línea de financiación. E incluso, algunas de ellas cuentan con ventajas y descuentos en diferentes establecimientos y eventos que ayudan al usuario a ahorrarse dinero con cada uso.

Como requisitos indispensables para solicitar una tarjeta de crédito con pago por proximidad está la de ser mayor de edad, además de acreditar una serie de ganancias cuyo importe mínimo lo establece la entidad o banco que concede la tarjeta bancaria. Además, estar inscrito en cualquier listado de morosidad como ASNEF puede provocar que denieguen la concesión de la tarjeta. Exactamente las mismas condiciones que con piden para cualquier tarjeta bancaria.

Realizar un uso responsable de las tarjetas contactless pasa por abonar el dinero dispuesto antes de finalizar el mes. De esta manera, el usuario evitará pagar intereses más altos que si eligiese el tipo de pago aplazado, lo que pueden acarrear un sobreendeudamiento del que cada vez será más difícil salir.

Aparte de las tarjetas de crédito, otras tarjetas bancarias que también cuentan con la posibilidad de realizar pagos mediante la tecnología contactless son las tarjetas de débito.

Las tarjetas de débito son productos financieros emitidos por entidades como bancos o cajas de ahorros. Estos instrumentos financieros permiten al usuario realizar operaciones bancarias mediante el dinero del que disponen en su cuenta corriente. Si liquidan el dinero ya no podrán efectuar más compras. Es necesario tener asociada una cuenta de ahorros o una cuenta corriente para contratar una tarjeta de débito porque el pago con esta tarjeta se carga directamente en la cuenta de la que el cliente es titular.