Cuáles son las mejores tarjetas de crédito

Financia tus compras con las tarjetas de crédito sin necesidad de pedir un préstamo

Con las tarjetas de crédito puedes financiar tus compras y pagar a plazos, solo pagarás por el dinero que hayas usado. Las tarjetas de crédito son un método de financiación para aquellas personas que necesitan dinero en poco tiempo. Compara en iAhorro los tipos de interés de las mejores tarjetas de crédito del mercado y escoge la que más se adapte a tus necesidades.

Preguntas frecuentes sobre tarjeta de crédito


Las tarjetas de crédito son una herramienta financiera que permite tanto realizar compras como disponer de dinero en efectivo de manera sencilla e inmediata. Están aceptadas universalmente como método de pago y son utilizadas también como forma de financiación.

Las tarjetas de crédito cuentan con múltiples ventajas. Podemos citar algunos beneficios, por ejemplo, nos ofrecen la posibilidad de controlar y gestionar nuestros gastos y transacciones, nos permiten realizar pagos con más saldo que el disponible en nuestra cuenta bancaria mediante su línea de crédito.

Las compras efectuadas a crédito se cargan al mes siguiente en la cuenta corriente del titular de la tarjeta.

Otra ventaja es que el cliente puede personalizar sus pagos fraccionándolos en diferentes plazos a los que se suman unos intereses. Por tanto, se tratan de una buena opción para administrar los pagos. Los clientes pueden pagar con estar tarjetas en la mayoría de los comercios.

Estas tarjetas también suelen englobar seguros con diferentes tipos de cobertura. Los seguros más comunes son los seguros de viaje, con cobertura en accidentes o en los gastos médicos en un viaje, seguros por daño o pérdida de equipaje en aeropuertos o seguros de vida para cubrir la deuda de la tarjeta cuando fallece el titular. Otros seguros que contemplan son los seguros por pérdida o robo de la tarjeta, un seguro frente a estafa o de protección con cobertura en caso de robo o daño de algún producto adquirido con la tarjeta.

Entre sus desventajas destacamos que el crédito que facilitan estas tarjetas puede jugar en contra del titular. Esto es así porque si se emplea sin control le generará una deuda adicional. También, en caso de pérdida o robo es muy importante que denuncies inmediatamente para evitar problemas. Otra opción para evitar futuros problemas es contratar un seguro. Otro inconveniente es que los bancos pueden cobrarte elevadas comisiones por sus operaciones.

 

La principal diferencia que existe entre un tipo y otro de tarjeta bancaria es que en las tarjetas de débito es necesario contar con saldo disponible en la cuenta mientras que en las tarjetas de crédito se pueden realizar todo tipo de operaciones, aunque no se disponga de dinero.

Las tarjetas de crédito permiten a los clientes que las contraten consumir productos, aunque no dispongan de la liquidez suficiente para ello en su cuenta corriente. Esto es así porque el cliente acuerda una línea de crédito con su banco en función de su capacidad económica. El cliente si utiliza el crédito adquiere una deuda con su banco.

Las tarjetas de débito son instrumentos financieros otorgados por un banco o Caja de Ahorros y permiten su titular efectuar operaciones financieras utilizando solo el dinero disponible en su cuenta corriente.

El primer tipo de comisión en el que hay que fijarse antes de contratar una tarjeta es en las referentes a la emisión y el mantenimiento. Además, es importante conocer que entidades permiten retirar dinero en efectivo sin comisiones y en qué cajeros.

Sí, las tarjetas de crédito están aceptadas universalmente como forma de pago, pero es muy importante fijarse en las comisiones que pueden llegar a cobrar por su uso. Sacar dinero de un cajero puede suponer un gasto extra y elevado debido a la tasa por cambio de moneda y el ‘Surcharge Fee’.

Se denomina ‘Sucharge Fee’ a la comisión que nos cobran en los cajeros que no son de nuestra entidad bancaria por realizar operaciones bancarias en ellos.

Las comisiones por extraer dinero de un cajero en un país de la zona euro y en países con divisa distinta oscilan entre el 3% y el 5%.

En caso de pagar con tarjeta de crédito, las comisiones oscilan entre el 1% y el 3,95%. Para ambos casos, algunas entidades bancarias tradicionales y neobancos no cobran comisiones.

En cuanto a los tipos de comisiones más frecuentes de las tarjetas de crédito encontramos:

  • La comisión por emisión. Esta comisión hace referencia al importe que el cliente debe abonar por que un banco le facilite la tarjeta de crédito.

 

  • La comisión por mantenimiento. Es el importe que el cliente debe pagar para poder realizar operaciones bancarias con su tarjeta. Hacen referencia a los costes de la gestión y administración de la tarjeta de crédito.

 

  • La comisión por disponer de dinero en efectivo. Las comisiones que imponen los bancos por sacar dinero en efectivo en cajeros automáticos con una tarjeta de crédito suponen un gasto adicional.

 

  • La comisión por exceder del límite. Algunas entidades permiten a sus clientes que sobrepasen el importe pactado en el contrato de la tarjeta.

 

  • La comisión por reclamación. Es la cantidad económica que un usuario tendrá que pagar a su banco si se queda sin saldo en su tarjeta o el saldo es negativo.

 

  • La comisión por aplazamiento de pagos. Es la comisión que el usuario debe asumir si opta por pagar la deuda contraída en distintas cuotas.

Las personas que quieren solicitar una tarjeta de crédito con ASNEF tienen muy difícil su concesión por el simple hecho de estar inscritos en un listado de morosidad. Una herramienta para conocer que entidades conceden tarjetas encontrándose en ASNEF o RAI es el comparador de productos bancarios de iAhorro.com.

 

¿Cómo conseguir las mejores tarjetas de crédito del mercado?


Las tarjetas de crédito son una herramienta de pago aceptada universalmente que permite simplificar la vida de sus usuarios. Se trata de un elemento cada vez más cotidiano en la cartera de las personas y que permite tanto pagar como obtener efectivo de manera fácil, rápida y segura. Encontrar la mejor tarjeta de crédito es muy sencillo gracias al comparador de productos financieros iAhorro.com.

La principal ventaja que ofrecen las tarjetas de crédito sobre otras tarjetas bancarias es que, aún sin fondos en la cuenta asociada a la tarjeta, permite pagar y disponer de dinero en efectivo. Las tarjetas de crédito se caracterizan por tener una línea de crédito. La cantidad a crédito disponible depende de la tarjeta y del perfil del usuario que la contrate.

El dinero usado a crédito puede devolverse de dos formas distintas: afrontando el pago total a fin de mes o mediante el pago aplazado del dinero dispuesto. Por lo general, la primera opción se encuentra libre de intereses, mientras que con la segunda el tipo de interés que se paga se sitúa sobre el 26%TAE de tipo medio.

Antes de contratar una tarjeta de crédito debe valorarse detenidamente sus características y prestar especial atención a las comisiones. Para obtener la mejor tarjeta de crédito es determinante saber si pagaremos comisiones por emisión y mantenimiento o por disposición de dinero en efectivo, tanto en territorio nacional como en otros países. Si prevemos usarla para pagar a plazos también debemos saber qué tipo de interés nos cobrarán.

Para contratar una tarjeta crédito, los bancos exigen a sus clientes que cumplan unos requisitos diferentes en cada entidad. Algunos de estos requisitos consisten en que el cliente que solicite una tarjeta de crédito no debe figurar en listas de morosos como ASNEF. En caso contrario, el banco no emitirá la tarjeta al usuario. Otros requisitos son ser mayor de 18 años, contratar otros productos vinculados en la entidad, utilizar la tarjeta un mínimo de veces o domiciliar los recibos en ese banco. También, en ocasiones, contamos con la posibilidad de vincular nuestra tarjeta crédito a una tarjeta activa, aunque pertenezca a otra entidad.

Para realizar operaciones en la economía doméstica las tarjetas de crédito se convierten en un instrumento financiero correcto. Sin embargo, si no nos informamos adecuadamente sobre sus características y condiciones, podemos emplearlas infructuosamente.

Aunque cada tarjeta de crédito tiene características diferentes, podemos fijar algunas recomendaciones para usarlas de forma correcta:

  • Busca información sobre las características y condiciones que precisa cada tarjeta antes de solicitarlas en tu banco. Así, tendrás más posibilidades de operar con ellas de forma correcta.

 

  • Evita extraer dinero efectivo en cajeros automáticos con estas tarjetas. Esta operación acarrea comisiones con importes elevados.

 

  • Resérvalas para situaciones urgentes. Ten en cuenta que tendrás que devolver el crédito a tu banco junto a unos intereses, por ello, evita usarlas para gastos innecesarios.

 

  • Estudia la cuota en caso de que realices pagos aplazados. Cuanto mayor sea la cuota menos se alargará en el tiempo la deuda y pagarás menos intereses.

 

  • Presta atención a los intereses cuando pagues a plazos. El precio de los intereses por pagar a plazos con la tarjeta de crédito es elevado.