Deducción por vivienda habitual en la Renta

Tu experto

Economista de iAhorro.com
Madrid - 23/03/2016

La deducción por adquisición de vivienda habitual en el IRPF es (o era si se ha comprado a partir de enero de 2013) uno de los beneficios fiscales más importantes a los que una familia puede acogerse. Hay novedades en la campaña del IRPF de 2015, que se inicia en abril de 2016 (borradores), que merece la pena comentar antes de entrar en detalle sobre la naturaleza, importe e historia de este beneficio fiscal a las familias que deciden invertir en un hogar.

Si te quedan dudas tras leer la información de este artículo, no dudes en solicitar información a los expertos en fiscalidad en el consultorio de iAhorro.com

Renta 2015: Principales novedades

No sólo se puede formalizar (sobre el papel) con más facilidad con la aplicación Renta WEB, sino que en el fondo, los cambios legislativos de la reforma fiscal toman ya forma completa cuando presentemos la declaración. ¿Pagaremos menos? Aunque se ha anunciado a bombo y platillo que así será, no en todos los casos, ya que aunque se han rebajado tipos impositivos y mejorados mínimos personales también se han eliminado o modificado deducciones que en algunos casos pueden tener un impacto fiscal importante.

Cambios para pagar más

  • Este año desaparece la reducción general de 2.652 euros por obtención de rendimientos del trabajo, cualquiera que fuese el rendimiento neto positivo, y cualquiera que fuese la cuantía de "otras rentas" percibidas. A cambio, se aprueba un nuevo gasto deducible de 2.000 euros en concepto de otros gastos. Si podrás compensar este cambio claramente en dos supuestos: si estás desempleado y consigues un puesto de trabajo que exija un cambio de residencia, elevándose en otros 2.000 euros anuales.
  • El otro supuesto es en caso de trabajadores activos discapacitados que se aumentará el importe de 3.500 euros o 7.750 euros anuales para el caso de trabajadores activos discapacitados según los grados de su discapacidad.
  • Se elimina la exención por dividendos. Estos así como las participaciones en beneficios obtenidos por tener acciones en cualquier tipo de entidad estaban exentos con el límite de 1.500 euros anuales. Esta exención queda suprimida desde el 2015. Los dividendos ya se les aplica una retención cuando lo cobras, con lo que el cambio es que si el año pasado te devolvían estos pagos anticipados, este año no será así.
  • Todos los rendimientos en especie tributan, con tan sólo dos excepciones: cantidades destinadas a formación o reciclaje del personal y seguros de responsabilidad civil por la labor profesional que realice el trabajador.
  • Se han reducido las posibilidades de deducirte por planes de pensiones, ya que los límites son inferiores hasta 8.000 euros anuales para todos los contribuyentes. Se modifica el límite fijado anteriormente en 10.000 euros, o de 12.500 para mayores de 50 años.
  • Empeora la tributación por alquiler, tanto para arrendador como arrendatario. Para el propietario, se fija una reducción única del 60% del rendimiento neto derivado del alquiler de inmuebles destinados a vivienda. Hasta el año pasado había una reducción del 100% cuando era para menores de 30 años. Para el inquilino, se pierde la deducción por alquiler para todos los contratos firmados a partir del 1 de enero de 2015, es decir, al igual que la compra de vivienda se pierde esta desgravación.

Cambios para pagar menos

  • Además de la reducción de los tipos impositivos la principal mejora está en que se eleva el mínimo del contribuyente que pasa de 5.151 a 5.550 euros. Así mismo se elevan las cantidades en referencia a la edad del contribuyente. Así, cuando el contribuyente tenga una edad superior a 65 años, el importe del mínimo se aumentará en 1.150 euros anuales. Pasando de 6.069 euros a 6.700 euros con la reforma.
  • Cuando el contribuyente tenga una edad superior a 75 años el importe del mínimo se elevará adicionalmente en 1.400 euros anuales. Pasando de 7.191 a 8.100 euros con la reforma.
  • También se eleva el mínimo por descendientes. Por el primer hijo pasa de 1.836 euros a 2.400 euros. Por el segundo pasa de 2.040 euros a 2.700 euros, por el tercero de 3.672 euros a 4.000 euros, y por el cuarto y siguientes de 4.182 euros a 4.500 euros. Cuando el descendiente sea menor de tres años, la cuantía se incrementará en 2.800 euros anuales (antes de la reforma era 2.244 euros).
 

Hipotecas para vivienda actual destacadas

ING DIRECT

Hipoteca Naranja

Interés

Euribor + 1,78%

Continuar
Uno-e

Hipoteca fácil UNOE máxima vinculación

Interés

Euribor + 1,88%

Continuar
Kutxabank

Hipoteca mixta vinculación máxima

Interés

1,80%
Euribor + 2,21%

Continuar

¿Me deduce la vivienda en el IRPF de 2015 y siguientes ejercicios?

Si estamos preparando la presentación de la renta correspondiente al ejercicio 2015, campaña de renta que se inicia en abril de 2016, lo primero que deberemos preguntarnos es si los gastos de adquisición de la vivienda habitual, incluyendo las cuotas pagadas del préstamo hipotecario si procede, son deducibles como en años anteriores.

La respuesta depende de:

  • Si se compró la vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013, los gastos e hipoteca son deducibles. Tendremos que esperar a ver qué puede ocurrir en ejercicios fiscales venideros, ya que desde Europa y el FMI reclaman que se elimine esta ventaja fiscal, lo que podría acabar pasando (de forma retroactiva). En todo caso, a mayo de 2014 no hay cambios en este aspecto.
  • Si la primera residencia se ha comprado del 01/01/2013 en adelante, no se puede deducir cantidad alguna en el IRPF de 2013 en adelante. Ya no hay ventajas fiscales para comprar casas.

Nos lo explica Antonio Gallardo en el siguiente vídeo:

 

También hay un régimen transitorio para otros casos, a saber:

  • Los contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades con anterioridad a 1 de enero de 2013 por obras de rehabilitación o ampliación de la vivienda habitual, siempre que las citadas obras estén terminadas antes de 1 de enero de 2017.
  • Los contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades para la realización de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual de las personas con discapacidad con anterioridad a 1 de enero de 2013 siempre y cuando las citadas obras o instalaciones estén concluidas antes de 1 de enero de 2017.

En todo caso, para poder aplicar el régimen transitorio de deducción se exige que los contribuyentes hayan aplicado la deducción por dicha vivienda en 2012 o en años anteriores, salvo que no la hayan podido aplicar todavía porque el importe invertido en la misma no haya superado el importe exento por reinversión y/o las bases efectivas de deducción de viviendas anteriores. Si tienes dudas sobre el IRPF, no dudes en formular la pregunta de forma gratuita a nuestros expertos en fiscalidad, haciendo click en este enlace que te lleva a la comunidad de iAhorradores.

Veamos ahora qué considera vivienda habitual la normativa fiscal, para los contribuyentes que aún pueden disfrutar de la deducción:

  Antes de entrar a analizar la deducción aplicable, tenemos que tener claro que sólo computan los gastos destinados a a sufragar la adquisición de la primera vivienda habitual (o las siguientes si se vende la anterior y con limitaciones según los importes deducidos con la primera). Por tanto, la adquisición de otro tipo de inmuebles, sean segundas residencias u otro tipo de edificación que no se considere vivienda habitual no tendrá derecho a deducción en la declaración de renta.

Para que un inmueble sea considerado una vivienda habitual a efectos fiscales es necesario que:  

  • Sea la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de como mínimo 3 años; esta condición no opera en los siguientes casos:
  • Se habite de manera efectiva la vivienda en un plazo no superior a 12 meses a contar desde la fecha de adquisición.
    • Fallecimiento del contribuyente
    • Circunstancias que exijan el cambio de domicilio (matrimonio, separación, traslado laboral, primer empleo o más ventajoso, básicamente).
  • También formarán parte del concepto de vivienda habitual los anexos (tales como trasteros, jardines, piscinas o instalaciones deportivas), siempre que se adquieran conjuntamente con la vivienda, y las plazas de garaje (máximo de dos) adquiridas al mismo tiempo que la residencia principal.  
Es importante tener en cuenta el requisito de los 3 años, ya que puede ocurrir que vendamos la casa antes de este periodo, para después comprar otra vivienda habitual, pensando que nos podemos acoger a la exención por reinversión. Y nos llevaremos la desagradable y cara sorpresa de Hacienda no nos permite la exención de la plusvalía, ya que no considera que hayamos vendido una vivienda habitual (por incumplir el plazo de residencia de 3 años). Además tenemos que ser propietarios del pleno dominio (propietarios sin limitación alguna). Por tanto, un nudo propietario, un usufructuario o un titular fideicomisario, por ejemplo, no tienen derecho a deducción.  

¿Desgrava mi hipoteca en el IRPF?

Otra duda que tenemos que resolver es si cualquier hipoteca sobre una vivienda habitual es deducible en el IRPF; la respuesta en no. No todas las hipotecas son deducibles, pese a que mucha gente no lo sabe. Los gastos de la hipoteca, incluido los intereses y seguros relacionados, son deducibles en el IRPF siempre que estén relacionados con la adquisición de la viviendas habitual. Por tanto, si el préstamo hipotecario se solicitó para otros fines, tales como una refinanciación de deudas o para obtener liquidez, la hipoteca no se puede desgravar en el IRPF.

Otra casuística típica es pretender desgravarse el 100% de las cuotas hipotecarias, a pesar de que se solicitó una hipoteca para comprara la casa y amueblarla, por ejemplo. En estos casos hay que aplicar la deducción al porcentaje de las cuotas que financian la compra de la vivienda, sin computar el resto.

¿Estás buscando hipoteca?

iAhorro puede hacer más que solamente informarte: Nuestros expertos pueden encontrar la hipoteca más barata para tu situación individual. Es un servicio totalmente gratis y sin compromiso.

Pau A. Monserrat

Economista de iAhorro

Perito economista especializado en productos financieros y divulgador de economía en medios de comunicación.

Los bancos y demás proveedores de servicios venden. Nosotros tratamos de enseñarte a comprar.