¿El LTC y el LTV es lo mismo?

Nerea Gastesi I

Tienen un significado muy similar, pero no son exactamente lo mismo

¿El LTC y el LTV es lo mismo?

A la hora de comprar una vivienda y, en la mayoría de los casos, pedir una hipoteca hay que tener en cuenta una serie de puntos. El más importante de todos ellos es entender cómo funciona el proceso de la propia firma del préstamo.

Recordemos que una hipoteca es un préstamo a través del cuál un banco nos proporciona una cantidad de dinero para poder adquirir una propiedad. Lo normal es que un banco financie, como mínimo, el 80% de la compra, por lo tanto, es un producto que entraña un riesgo considerable para la entidad.

Es por eso mismo que los bancos suelen estudiar detenidamente el perfil de las personas que solicitan una hipoteca. Lo que suelen analizar es:

-Tipo de contrato: las entidades suelen preferir contratos indefinidos (si es funcionario mejor), aunque eso no significa que un autónomo no pueda optar a una hipoteca.

-Ingresos: la cuota mensual de la futura hipoteca no puede superar el 30% o el 35% de los ingresos de los titulares.

-Ahorros: cuantos más capital se aporte al principio el banco tendrá mayor seguridad. Lo mínimo es proporcionar el 30%: 10% de ahorros más el 20% restante del precio del inmueble, puesto que el banco suele conceder el 80%.

Otro elemento que el banco suele tener como guía para saber si conceder o no una hipoteca es el LTV. También se suele ver escrito como LTC, pero… ¿Es lo mismo?

LTV significa Loan to Value. Es un indicador que mide la relación entre el préstamo concedido y el valor del objeto adquirido. En este caso consiste en la relación entre la hipoteca que se va a firmar y el valor de la tasación de la vivienda que se vaya a adquirir. 

El LTV se suele indicar en porcentaje. Si la cifra supera el 80% para el banco va a suponer un riesgo considerable conceder dicha hipoteca, lo que significa que podría denegar la operación.

Por su parte, LTC significa Loan to Cost. Se utiliza a la hora de financiar una construcción para estimar qué parte del proyecto va a costearse con fondos propios y cuál con una financiación. De esta manera se puede calcular el riesgo que supone la operación en cuestión.

Esto significa que la principal diferencia entre ambos conceptos es que el LTV se utiliza para algo ya acabado, mientras que LTC es para un proyecto en construcción. Al final ambos sirven como indicadores de riesgo; lo que cambia es aquello que miden.

Como bajar el LTV

Puede ocurrir que pidamos la hipoteca para una vivienda, pero que el LTV sea superior al 80% y que, por ello, el banco nos deniegue la operación. Si se da el caso lo que podemos hacer es:

-Aportar más ahorros: es importante recordar que, como mínimo, es recomendable tener un 30% del valor de la propiedad. Si no llegamos a esa cifra podemos tener dificultades para conseguir la hipoteca.

-Buscar una vivienda con menor valor de compra. Si el problema es que la cuota mensual de la futura hipoteca es superior al 30% de nuestro salario adquirir un inmueble de menor valor podría ser la solución.

-Contar con aval: si nuestro perfil puede suponer un riesgo notorio para la entidad disponer de un aval puede ser lo que el banco necesite para concedernos el préstamo.

Por otro lado, en el caso de que un banco no nos conceda una hipoteca siempre podemos probar con otro. Comparar es clave a la hora de encontrar la hipoteca que mejor se adapte a nuestras necesidades. Recuerda que en iAhorro lo hacemos por ti.


Nos esforzamos por encontrar la hipoteca perfecta para ti, de forma sencilla, rápida y segura. Somos líderes en el sector y negociamos con las principales entidades bancarias para conseguir las mejores ofertas y poder ofrecerte nuestros servicios de manera totalmente gratuita y sin compromiso.