Categoría |

Artículo sobre educación financiera


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

¿Qué es un family banker?

La nueva figura del asesor financiero


Según el informe Financial Literacy Around the World del Banco Mundial, el 51% de los españoles no saben responder a cuestiones básicas sobre conceptos financieros como “inflación” o “diversificación del riesgo”. Además, un estudio del Instituto Aviva aporta un dato bastante preocupante: el 35,6% de los ciudadanos no saben explicar aspectos básicos de su nómina.

La falta de formación en educación financiera es palpable en nuestro país, por eso en ocasiones resulta complicado comprender al detalle las condiciones de algunos productos bancarios. Para solventar estas dificultades, Banco Mediolanum ha creado la figura del family banker.

 

¿En qué consiste?

Un family banker es un tipo de asesor financiero exclusivo de Banco Mediolanum. Su labor es contribuir con su experiencia y profesionalidad a la gestión de los recursos financieros de los clientes, así como dar respuesta a cualquier duda que pueda surgir tanto sobre un producto en concreto, como sobre cuestiones más generales como opciones de ahorro, compra de una vivienda o la jubilación.

La figura del family banker acompaña a los clientes en su planificación financiera y toma de decisiones: realiza un análisis en profundidad de su situación para detectar las necesidades, expectativas y características del perfil del cliente, para poder ofrecerle soluciones personalizadas. Los family bankers desempeñan una función de nexo entre el cliente y la entidad: conocen sus circunstancias familiares, personales y económicas, pudiendo recomendarles aquellos productos que más les convengan, ya sean de ahorro o de inversión.

Cumplen también una función informativa: deben comunicar al cliente cualquier cambio que se pueda producir en los mercados y que afecte a la rentabilidad de sus ahorros, así como los resultados de sus inversiones.

 

¿Cómo trabaja?

El trabajo de un family banker se fundamenta en seis pasos:

1.    Establecer la relación con el cliente: antes de comenzar, se debe informar al cliente para que decida si quiere recibir asesoramiento financiero.

2.    Reunir información relevante: el family banker realiza una recopilación de datos sobre la situación financiera del cliente e identificar sus necesidades y objetivos.

3.    Analizar la información: una vez recabados los datos, se procede a su valoración para determinar cuál será la mejor estrategia a seguir.

4.    Plan Particular de Ahorro: se trata de la hoja de ruta en la que el cliente determina los objetivos que espera alcanzar. En este punto, el family banker basa su proposición de acciones en la estrategia de las 5 D’s (5D Strategy Tool), sustentada en la diversificación, y que sirve también como herramienta interna para revisar, controlar y/o modificar las acciones establecidas según las circunstancias.

5.    Puesta en funcionamiento del Plan: una vez se aprueba el Plan Particular de Ahorro, se procede a la contratación de los productos convenientes.

6.    Seguimiento del Plan y la relación entre el family banker y el cliente: para comprobar que las estrategias decididas se llevan a cabo adecuadamente y se van consiguiendo los objetivos propuestos, se mantienen reuniones regulares entre el family banker y el cliente.

 

Estrategia de las 5 D’s

Para maximizar las oportunidades ofrecidas por los mercados financieros, la diversificación en el proceso de ahorro e inversión es clave. Por ello, el family banker sigue una estrategia de inversión denominada “de las 5 D’s” y basada en cinco criterios de diversificación.

Diversificación temporal: inversión del dinero en productos con distinto horizonte temporal (corto, medio o largo plazo) dependiendo de los proyectos del cliente.

Diversificación entre títulos: compra de diferentes títulos para disminuir el riesgo de pérdidas o fluctuaciones.

Diversificación geográfica y sectorial: distribución de las inversiones en mercados variados.

Diversificación por potencial de crecimiento: en la inversión a largo plazo, apostar por mercados o empresas emergentes para aprovechar su alto potencial de crecimiento económico.

Diversificación por tipología de producto: diversificación en distintos tipos de productos para una mayor estabilidad, como fondos de inversión, productos estructurados, planes de ahorro o seguros.