¿Cómo saber si una vivienda está libre de cargas?

Equipo editorial iAhorro de iAhorro I Publicado: I Actualizado:

Es importante a la hora de firmar una hipoteca

¿Cómo saber si una vivienda está libre de cargas?

Si no conoces los medios para saber si una vivienda está libre de cargas, seguro que este artículo te resultará interesante. Las cargas de un piso, una casa o cualquier tipo de inmueble se definen como pagos pendientes que le afectan y que se transmiten al nuevo propietario en caso de una compraventa. 

Por este motivo, a la hora de comprar una casa es importante saber qué tipo de cargas pueden pesar sobre ella. Pero, ¿cómo saber si una propiedad está libre de cargas? Además, en caso necesario, ¿cómo puede ser liberada de las mismas? A continuación, te lo mostramos todo de forma clara.  

Tipos de cargas de una vivienda

Cómo hemos comentado anteriormente, las cargas de una vivienda son diferentes tipos de obligaciones financieras relacionadas con una propiedad inmobiliaria que, en caso de incumplirse, afectan directamente al bien y su propietario.

En otras palabras, si compras una vivienda sin saber si está libre de cargas, puedes encontrarte con la sorpresa de tener que asumir una serie de pagos por convertirte en su nuevo dueño. 

Las cargas pueden ser de muy diverso tipo. Las más habituales son las siguientes:

   -Cargas hipotecarias: los impagos de la hipoteca pueden dar lugar a que se inicie el procedimiento de ejecución hipotecaria, lo cual derivaría en el embargo de la vivienda si no se han satisfecho.
   -Cargas fiscales: la vivienda está sujeta a una serie de impuestos (IBI, plusvalía municipal, etc.). Si no se han abonado los del año anterior, como nuevo propietario tendrás la obligación de abonarlos. En cuanto a los del año en curso, le corresponde pagarlos también al vendedor (es responsable el propietario de la vivienda a día 1 de enero).
   -Deudas con la comunidad de vecinos: las cuotas de la comunidad, derramas y otras cantidades a pagar son responsabilidad de la vivienda (las origina la propia vivienda, no su propietario). Por lo tanto, estas obligaciones se transmiten al nuevo comprador.

Básicamente, estos son los tres tipos de cargas de una vivienda, pero puedes encontrarte con alguna otra obligación que, sin ser considerada directamente como una carga, te puede afectar como propietario. Por ejemplo, el impago de los suministros básicos del hogar, servidumbres, arrendamientos del inmueble o embargos judiciales existentes.

¿Estás pensando en comprar? ¿Ya lo tienes decidido?
Entonces te podemos ayudar
Calcula tu hipoteca

Formas de saber si una vivienda está libre de cargas

Bien, una vez que conoces los diferentes tipos de obligaciones transmisibles al nuevo propietario, es más sencillo detectar si existen.

Uno de los primeros trámites que tienes que realizar para saber si una casa está libre de cargas antes de comprarla es solicitar una nota simple actualizada de la finca en el Registro de la Propiedad. En este documento aparecen las cargas administrativas existentes (incluyendo los embargos judiciales).

Lo más natural es que sea el propio vendedor el que te facilite este documento, pero puedes conseguirlo fácilmente en el Registro de la Propiedad o en el Colegio de Registradores (de forma online). Tendrás que pagar una pequeña tasa.

¿Y qué sucede con la comunidad de vecinos? ¿Cómo saber si un piso está libre de cargas vecinales?

En este aspecto, tan solo tienes que conseguir un certificado de la comunidad en el que se indique la existencia o inexistencia de cargas. El propio vendedor te lo puede proporcionar. Si tienes alguna duda, siempre puedes contactar con el presidente o el administrador de la comunidad.

Por lo que respecta al IBI, una de las mejores formas de saber si la propiedad está libre de cargas es solicitar al vendedor el recibo del año anterior y negociar quién se hará cargo del pago del impuesto del año en curso (incluye los términos en el contrato de compraventa).

¿Cómo se libera la vivienda?

Las cargas de una propiedad solo se cancelan una vez pagadas. Mientras sigan existiendo las obligaciones económicas, el inmueble no estará libre de cargas.

Por tanto, existen dos opciones para arreglar este asunto:

   -La primera de ellas es no comprar la vivienda hasta que el vendedor se haya hecho cargo de todas las obligaciones y acredite que la vivienda está libre de cargas.
   -La segunda de ellas es negociar un descuento en el precio del inmueble por el valor de dichas cargas y asumirlas tú mismo. 

De ahí la importancia de saber si la vivienda está libre de cargas o no. Puesto que es lícito vender un inmueble sobre el que pesan cargas y, si no se establece el correspondiente descuento en el precio, puedes encontrarte con una situación desagradable.

Vender una casa sobre la que pesa una carga hipotecaria suele ser poco común, pero también puede llevarse a cabo. 

Para cancelar la carga hipotecaria y que no figure en el Registro de la Propiedad es necesario solicitar un certificado de deuda cero en el banco, cancelar la hipoteca ante notario e informar a la Agencia Tributaria. Posteriormente, debes llevar toda la documentación al Registro de la Propiedad.

En todo caso, puedes consultar con un asesor hipotecario tanto para saber si una vivienda está libre de cargas como para encontrar soluciones y liberar la vivienda. En iAhorro somos especialistas en este tipo de trámites.


Logo iAhorro

Conseguimos la hipoteca perfecta para ti, de forma sencilla, rápida y segura. Somos líderes en el sector y negociamos con los principales bancos para ofrecerte las mejores ofertas de manera totalmente gratuita y sin compromiso.