Préstamo con garantía hipotecaria: ¿en qué consiste?

Equipo editorial iAhorro I

Están destinados normalmente a personas que van muy justas en una operación hipotecaria: los bancos les exigen que presenten una garantía real para demostrar que pueden hacer frente al préstamo

Préstamo con garantía hipotecaria: ¿en qué consiste?

Si te preguntas qué es un préstamo con garantía hipotecaria, quién puede solicitarlo y en qué situaciones puede serte útil, en este artículo vas a descubrirlo.

Seguramente estarás pensando en la clásica hipoteca. En realidad, se debe distinguir entre hipoteca, préstamo hipotecario y préstamo con garantía hipotecaria. Son tres conceptos distintos que vamos a exponerte a continuación.

¿Qué es un préstamo con garantía hipotecaria?

Se denomina préstamo con garantía hipotecaria a aquella operación financiera por la cual una persona (física o jurídica), denominada prestamista, pone a disposición de otra, llamada prestatario, una determinada cantidad de dinero para devolver en tiempo y forma establecidos, junto con los intereses que puedan devengarse. Además, figura un inmueble que actúa como aval del préstamo.

Cabe la pena distinguir entre un préstamo con garantía hipotecaria y una hipoteca (préstamo hipotecario). 

Comúnmente se denomina “hipoteca” a un préstamo hipotecario. Sin embargo, la hipoteca es el derecho real de garantía, mientras que un préstamo hipotecario es el que tiene como finalidad la compra de una vivienda y, para ello, se hipoteca el propio inmueble que se pretende adquirir. Supone la principal fórmula de acceso a la vivienda.

Por otra parte, el concepto de préstamo con garantía hipotecaria hace referencia a conseguir financiación presentando un inmueble del que ya se es propietario (por lo menos está pagado en un 80%). 

En este caso, el solicitante adjunta una garantía real al préstamo para hacer viable la operación. Es similar a un préstamo personal, pero en este caso, además, se establece como garantía la vivienda del solicitante para reducir el riesgo de impago y conseguir que sea aprobado.

En caso de incumplimiento por parte del deudor, el acreedor puede ejecutar directamente esta garantía sin necesidad de realizar un procedimiento de reclamación ordinario. Además, el inmueble hipotecado queda directamente afectado a la deuda.

La ejecución hipotecaria es más severa. El acreedor tiene posibilidades de cobrar la deuda de una forma rápida en caso de impago. 

Solicitud de préstamos con garantía hipotecaria

No es estrictamente necesario que medie una entidad bancaria para formalizar un préstamo con garantía hipotecaria. Así pues, podemos hablar de un préstamo con garantía hipotecaria entre particulares. 

Sin embargo, los bancos son instituciones especializadas, cuyo modelo de negocio comprende este tipo de operaciones financieras. Por este motivo, lo más común es que la solicitud se realice a un banco.

¿Quién puede solicitarlos?

Cualquier persona con capacidad de contratar y que tenga un bien hipotecable en propiedad (como hemos comentado, principalmente nos referimos a un inmueble) tiene derecho a solicitar un préstamo aportando como garantía hipotecaria dicho bien.

Principalmente, este tipo de préstamos se realizan con dos finalidades:

  1. Personas que se encuentran en una situación económica delicada: es posible que, ante una situación adversa, el solicitante no tenga un buen rating crediticio e incluso se encuentre registrado en algún fichero de morosidad. En estos casos, puede ser necesario aportar una garantía real para conseguir financiación. Suele ser muy común en las situaciones en las que el solicitante necesita financiación para reunificar deudas.
  2. Para llevar a cabo un proyecto de envergadura: es posible que una persona necesite un cierto volumen de fondos para emprender un negocio o cualquier proyecto personal. La garantía personal cubre hasta un máximo, a partir de esta cantidad las entidades bancarias suelen solicitar garantías adicionales.

Requisitos

Los requisitos necesarios para solicitar un préstamo con garantía hipotecaria son mínimos:

  • Tener plena capacidad de obrar: se presupone si eres mayor de edad y no estás incapacitado judicialmente.
  • Tener en propiedad el inmueble que servirá como garantía hipotecaria.
  • Realizar una tasación del bien que va a ser hipotecado para justificar su valor.
  • Poder demostrarlo todo teniendo la documentación pertinente.

Ventajas y desventajas de los préstamos personales con garantía hipotecaria

Las ventajas de solicitar un préstamo con garantía hipotecaria frente a un préstamo con garantía personal son las siguientes:

  • Debido a que existe una garantía real, es posible solicitar importes más elevados; así como plazos de amortización más dilatados
  • El riesgo se reduce para el prestamista. Al existir una garantía real, el solicitante puede acceder a este tipo de financiación con una baja calificación crediticia, sin estabilidad en los ingresos e incluso encontrándose registrado en un fichero de morosidad.
  • A no ser que se dé un caso de incumplimiento y el acreedor deba ejecutar la garantía, mantienes la posesión del inmueble y puedes continuar utilizándolo.

Por otra parte, los préstamos con garantía hipotecaria también presentan una serie de inconvenientes con relación a otros tipos de financiación:

  • Cabe la posibilidad de perder el bien hipotecado ante circunstancias sobrevenidas que no hagan posible el cumplimiento de la obligación de pago. Esta situación se agrava cuando el inmueble es la vivienda habitual del solicitante.
  • El procedimiento de ejecución hipotecaria es tremendamente rápido y severo. Si no cuentas con un buen motivo de oposición, pasas directamente a la subasta del bien hipotecado y se produce el desahucio.
  • La formalización del préstamo es más lenta y burocrática, también presenta elevados gastos de constitución, no existen los préstamos con garantía hipotecaria rápidos.
  • Los intereses de un préstamo con garantía hipotecaria son más elevados que los de un préstamo hipotecario (no son muy distintos a los de un préstamo personal).
  • El procedimiento debe ser aprobado por el prestamista y generalmente solicitará que el inmueble esté libre de cargas. Como mínimo, deberás tener pagado el 80% de su valor de tasación.

Debido a su complejidad, no dudes en consultar con un especialista si crees que un préstamo con garantía hipotecaria puede ser la solución financiera que necesitas.


Nos esforzamos por encontrar la hipoteca perfecta para ti, de forma sencilla, rápida y segura. Somos líderes en el sector y negociamos con las principales entidades bancarias para conseguir las mejores ofertas y poder ofrecerte nuestros servicios de manera totalmente gratuita y sin compromiso.