consejos

¿Puedo pedir un préstamo aunque tenga una hipoteca?

La ley no impide tener un préstamo y una hipoteca al mismo tiempo

Twitter
Facebook
LinkedIn
Nerea  Gastesi
Nerea Gastesi
10 / Junio / 2021 Facebook 4 minutos y medio.

¿Tienes una hipoteca y estás pensando en solicitar un préstamo? ¿Vas a pedir una hipoteca pero aún estás pagando un préstamo? Ambos productos pueden coexistir entre sí, pero debemos calcular los riesgos que conlleva tener tantos pagos pendientes. Desde iAhorro te lo explicamos con detalle.

¿Ya lo tienes decidido?, ¿has visto una casa que te gusta? Entonces te podemos ayudar

1.¿Puedo pedir un préstamo y una hipoteca a la vez?

Una hipoteca consiste en pedirle al banco que financie nuestra vivienda y sirve exclusivamente para eso. Un préstamo personal, en cambio, podemos pedirlo para comprar un móvil, un coche o, incluso, una vivienda. Por lo tanto, la diferencia entre ellos radica en que uno solo sirve para financiar viviendas y el otro podemos usarlo para adquirir casi cualquier cosa.

No existe ninguna ley que determine cuánto puede endeudarse una persona, es decir, cuántos préstamos o hipotecas puede acumular. Esto significa que, en principio, si tenemos una hipoteca y queremos pedir un préstamo personal podemos hacerlo.

No obstante, en función de cuál hayamos contratado primero (la hipoteca o el préstamo) lo que debemos tener en cuenta es diferente.

2.¿Si tengo un préstamo personal puedo pedir una hipoteca?

Cuando solicitamos una hipoteca al banco, éste analiza nuestro historial crediticio. Es recomendable tenerlo limpio, sin deudas, pero, en el caso de que las tengamos, mientras la entidad vea que las vamos pagando no pondrá ninguna objeción. En definitiva, es posible pedir una hipoteca aunque tengamos un préstamo personal.

3.¿Si tengo una hipoteca puedo pedir un préstamo?

La ley no establece una capacidad de endeudamiento máxima. Esto significa que podemos pedir todos los préstamos que queramos. No obstante, si queremos pedir uno porque no podemos pagar la hipoteca corremos el riesgo de meternos en un ciclo de impagos que lleven al desahucio. Tanto el Estado, como las entidades bancarias, disponen de una serie de herramientas para cuando no podemos pagar la hipoteca.

Debemos tener en cuenta que el Banco de España recomienda que la cuota de una hipoteca no supere el 30% de los ingresos mensuales. Si a este gasto le sumamos un préstamo puede que, a la larga, nos encontremos con problemas financieros. Por ese motivo, es importante que calculemos cuánto pueden adeudarse nuestros bolsillos.

4.¿Para financiar una vivienda es mejor pedir un préstamo personal o una hipoteca?

Tal y como hemos comentado, las hipotecas son un producto que sirve exclusivamente para conseguir la financiación de una vivienda. Sus tipos de interés que estos ofrecen están regulados por el Banco de España, por lo tanto, si solicitamos una hipoteca para financiar la compra de nuestro inmueble contaremos con todas las garantías legales. No obstante, con las hipotecas corremos el riesgo de pagar cláusulas abusivas, tales como el IRPH o la cláusula suelo

Si decidimos pedir un préstamo personal para comprar una casa es probable que nos encontremos con unos intereses más altos, puesto que estos productos no están regulados por ningún organismo estatal. En el caso de que tengamos prácticamente todo el dinero que cuesta la vivienda que queremos comprar, en cambio, podemos pedir un préstamo personal para llegar a la cantidad.

Por lo tanto, todo dependerá de cuánto dinero necesitemos y de nuestra capacidad de endeudamiento en ese momento.

5.¿Puedo tener dos hipotecas a la vez?

Los bancos permiten pedir una segunda hipoteca sobre la misma vivienda, aunque para no tener que pagar dos cuotas la entidad nos ofrecerá la posibilidad de ampliar la hipoteca que ya tenemos.

Una de las principales ventajas de pedir una segunda hipoteca es que, a diferencia de un préstamo, está abalada por el Banco de España, por lo tanto, cuenta con todas las garantías legales.

No obstante, en una segunda hipoteca la financiación que nos ofrecerían sería menor que en la primera (aproximadamente el 50% del valor de la vivienda como máximo) y, además, con unos intereses más altos.

Otra opción es cancelar la hipoteca actual y abrir una nueva desde cero. Si queremos mejorar las condiciones de nuestra hipoteca también podemos optar por una subrogación por cambio de acreedor. Si no sabemos cuál es la opción que más nos conviene podemos contactar con los expertos hipotecarios de iAhorro y dejar que nos asesoren de forma gratuita sobre este tema.

Todo sobre hipotecas

Análisis de productos, consejos y artículos para saber más sobre hipotecas.

Nos esforzamos por encontrar la hipoteca perfecta para ti, de forma sencilla, rápida y segura. Somos líderes en el sector y negociamos con las principales entidades bancarias para conseguir las mejores ofertas y poder ofrecerte nuestros servicios de manera totalmente gratuita y sin compromiso.