Comparador de préstamos

Compara entre los mejores préstamos del mercado de forma rápida, cómoda y gratuita con iAhorro.

Cómo funciona el comparador de préstamos de iAhorro


Te conocemos

Nos cuentas qué necesitas y estudiamos tu perfil para buscar los mejores préstamos.


Te encontramos las ofertas

Te mostraremos los préstamos que mejor se adapten a tu perfil.


Tú eliges

Te damos todos los datos objetivos para que puedas decidir qué préstamo te interesa más.


¿Qué es un préstamo?


Un préstamo es una operación de financiación por el que una empresa, entidad o persona entrega a otra una cantidad de dinero fija determinando la devolución de ese dinero junto a los intereses establecidos. La cantidad de dinero de un préstamo se entrega de forma total y de una sola vez, mientras que la devolución puede ser en forma de cuotas periódicas durante un tiempo determinado o bien de forma total en una fecha de vencimiento concreta y única.        

¿Qué elementos componen un préstamo?


Un préstamo está compuesto por un conjunto de elementos:

Capital

Es la cantidad de dinero que la entidad, banco, o persona física (prestamista) entrega a otra (prestatario). Sobre esta cantidad de dinero se abonarán unos intereses previamente establecidos.  

Interés

Es el precio del préstamo, es decir, el coste que se cobra al titular del préstamo por la utilización del dinero durante el tiempo que se establece. Este interés se representa en forma de porcentaje sobre el total del capital o importe prestado.

Plazo

Consiste en el periodo de tiempo durante el cual está vigente el préstamo y por lo tanto el tiempo durante el que se devolverá el dinero prestado. El plazo comienza el día en el que se formaliza el contrato de préstamo y finaliza el día en el que se abona la última cuota, de modo que se devuelve el total del capital junto a los intereses.

Cuota

Se trata de cada uno de los pagos que se harán para la devolución del préstamo y que están repartidos a lo largo del tiempo. La cuota se compone de la devolución del importe de capital prestado y del interés aplicado.

Tipos de préstamo


Los préstamos se pueden clasificar según la forma en la que se consiguen y la finalidad.

Préstamos personales

Son los préstamos más comunes a la hora de solicitar financiación. Entre ellos, podemos encontrar:

Préstamos online

Los préstamos online son aquellos que pueden ser utilizados a través de Internet. Bien a través de un comparador de préstamos o bien a través de las páginas web de las entidades financieras. La ventaja de los préstamos online son la rapidez del proceso de solicitud y la comodidad de poder tramitar y obtener financiación desde cualquier sitio, solo con un dispositivo con conexión a Internet. De forma online se puede llevar a cabo todo el proceso, elegir el préstamo, la cantidad, el plazo de devolución y aportar todos los datos y documentación necesaria para su solicitud, tramitación y concesión.

Préstamos rápidos

Los préstamos rápidos son una operación de financiación que cuya solicitud y aprobación se lleva a cabo en un periodo de tiempo corto. Es un tipo de préstamo que responde a una necesidad de dinero inmediata, de ahí su nombre, ya que hay entidades que realizan el préstamo en menos de 24 horas. La rapidez de la operación en muchas ocasiones está basada en importes no muy elevados y plazos de devolución cortos. Los préstamos rápidos son especialmente útiles cuando se presentan imprevistos que requieren de una solución eficaz y en el menor tiempo posible.

Minicréditos

Los minicréditos consisten en préstamos de cantidades de dinero reducidas. Normalmente la cantidad oscila entre los 100 euros y los 600 euros, y no suelen superar los 1.000 euros. Ya que la cantidad de dinero no es muy elevada, tampoco lo son los plazos para la devolución que por lo general no suelen superar los 60 días, aunque varía en función de cada entidad. Son préstamos que van dirigidos a personas con una necesidad de financiación urgente por cuantías reducidas y son especialmente útiles para situaciones concretas y esporádicas. Los requisitos para acceder a este tipo de financiación no suelen ser muy estrictos ni exigentes.

Préstamos con ASNEF

Tipo de financiación enfocada especialmente a aquellas personas que figuran en un listado de morosidad como ASNEF. Por lo general, son entidades de capital privado las que permiten obtener liquidez a personas inscritas en este tipo de registros de impagos. Los préstamos con ASNEF por lo general requieren de unas garantías extra que sirven para aumentar la garantía de devolución y que la entidad acepte otorgar la financiación. Este tipo de préstamos se caracterizan, por lo general, por importes reducidos (salvo que la garantía que se aporte sea elevada) y por plazos de devolución en pocas ocasiones a largo plazo.

Otros tipos de préstamos personales

Existen otros tipos de préstamos personales a los que poder acudir en busca de financiación en función de las características del solicitante.

Préstamos sin nómina

Son aquellos préstamos en los que no es necesario aportar la nómina del solicitante como garantía de que la cantidad de dinero prestada va a ser devuelta. En este sentido, como no requieren de una demostración de ingresos, los importes de dinero prestado no son elevados y la garantía de devolución es personal.

Préstamos sin aval

Los préstamos sin aval consisten en un préstamo en el que la entidad financiera no exige al solicitante una garantía extra (un aval) para la concesión del préstamo. En este tipo de préstamos no se necesita una garantía de pago adicional que asegure el cumplimiento del pago de la deuda para que sean concedidos. Por lo general, este tipo de préstamos se conceden a personas que demuestran solvencia económica.

Préstamos para autónomos

Se trata de toda aquella financiación que las entidades ofertan de manera específica para este colectivo. Su condición de autónomo y por lo tanto no tener ingresos fijos hace que las condiciones de estos préstamos sean más estrictas. A menudo las entidades para conceder préstamos para autónomos requieren de una mayor justificación de los ingresos y aportar una mayor documentación sobre el negocio.

Imagen necesitas financiación Imagen necesitas financiación

¿Necesitas financiación para tu proyecto?

En qué fijarse a la hora de elegir un préstamo


Antes de elegir un préstamo hay que fijarse en una serie de aspectos que son fundamentales para elegir el mejor préstamo.

TAE

La TAE es la Tasa Anual Equivalente y es un aspecto fundamental para conocer el coste del préstamo y poder compararlo con otros antes de elegir el préstamo. La TAE refleja el coste efectivo del préstamo, es decir, el precio que la entidad cobra por prestar el dinero junto con los gastos y comisiones que pueda tener. Para comparar entre distintos préstamos, o mejor es no fijarse únicamente en el TIN (Tipo de Interés Nominal), ya que solo refleja el precio del dinero prestado, sino que lo más conveniente es fijarse en la TAE. La TAE deberá aparecer de forma obligatoria tanto en la publicidad del préstamo, como en el contrato del préstamo, así como en la información previa a su contratación.

DIFERENCIA ENTRE TIN Y TAE

Comisiones

Las comisiones en un préstamo pueden encarecer el coste del préstamo. Las comisiones más habituales en los préstamos son la de estudio (coste que la entidad aplica por analizar la solvencia del solicitante), la de apertura (comisión por formalizar la operación de financiación), comisión por demora (coste que se genera cuando no se atienda al pago de la cuota en tiempo y forma acordados) y comisiones por amortización anticipada total o parcial (cuando se quiere cancelar la deuda de forma parcial o total antes del tiempo establecido). La comisión de demora está limitada por ley y no puede superar 2,5 veces el interés legal del dinero en los préstamos. La comisión por cancelación anticipada está fundamentada en cubrir lo que la entidad deja de ganar durante el tiempo de vida que le quedaba al préstamo.

Nivel de endeudamiento

El nivel de endeudamiento que el solicitante tiene y tendrá después de pedir un préstamo es un aspecto muy importante. Lo recomendable es que la cuota del préstamo o la suma de las cuotas de los préstamos en vigor no supere el 30% de los ingresos del solicitante y que en ningún caso supere el 40%. Las entidades estudian este nivel de endeudamiento a la hora de aceptar o no dar el préstamo. Si la tasa supera estos niveles, el acceso al préstamo es más difícil.

Cuánto dinero necesito

Conviene pensar bien cuánto dinero se necesita. El solicitante deberá hacer una valoración del dinero que necesita en función de la finalidad de la financiación, siendo muy importante no pedir más dinero del necesario, ya que, si esto ocurre, se estarán pagando intereses por un dinero que no se necesitaba.

Formas de devolución de un préstamo

Conviene pensar bien cuánto dinero se necesita. El solicitante deberá hacer una valoración del dinero que necesita en función de la finalidad de la financiación, siendo muy importante no pedir más dinero del necesario, ya que, si esto ocurre, se estarán pagando intereses por un dinero que no se necesitaba.

Las formas de devolución del dinero prestado se fijan en el contrato de préstamo y se hace entre las dos partes, el prestamista y el prestatario. Hay dos tipos de devolución: en un único pago o pagos periódicos.

La devolución de un único pago ofrece dos alternativas. Por un lado, se puede realizar un único pago en el que se devuelve el capital junto a los intereses en una fecha concreta (opción frecuente en los minicréditos y préstamos rápidos ). La otra opción es abonar los intereses con pagos periódicos y al final del periodo abonar todo el capital, es lo que se conoce como método americano, muy popular en Estados Unidos.

La devolución en pagos periódicos está más indicada para préstamos de mayores importes y plazos. Se establece así un pago por cuotas, siendo la forma mensual la más habitual. En función de cómo se distribuye el pago de los intereses, existen varios modelos de reembolso periódico: sistema francés (las cuotas son todas del mismo importe, lo que varía es la parte de intereses y de capital que compone la cuota cada mes, pagando al principio más intereses que al final del periodo), el sistema alemán (las cuotas decrecen según avanza el tiempo, cada mes se devuelve el mismo capital, y los intereses descienden ya que se calculan sobre la cantidad pendiente de devolver) y el sistema ascendente (con cuotas bajas al principio y aumentan cada cierto tiempo). Es muy importante conocer previamente el sistema de devolución de un préstamo y entender el cuadro de amortización, sobre todo en caso de querer realizar amortizaciones totales o parciales y saber si en el momento del préstamo en el que se está interesa económicamente hablando.

Requisitos para pedir un préstamo


Las entidades marcan los requisitos para pedir un préstamo y que sea concedido. Estos requisitos deberán cumplirse como mínimo para que el solicitante obtenga la financiación.

  • Ser mayor de edad: es una condición indispensable, aunque no por ello el préstamo ya está concedido. Pero si no se tiene la mayoría de edad, ni si quiera se puede pedir un préstamo.
  • Documentación identificativa en regla: es imprescindible contar con la documentación identificativa en vigor y que sea válida. Las entidades, tanto tradicionales como online, no admiten solicitudes con documentos identificativos caducados.
  • Ser titular de una cuenta bancaria: es importante y necesario contar con una cuenta bancaria en la que poder recibir el préstamo y poder utilizar el importe prestado.
  • Disponer de un medio de contacto directo: las entidades requieren una o varias formas de contacto del solicitante, ya sea el teléfono móvil, el fijo o el correo electrónico.
  • Demostrar solvencia: este es un punto determinante y decisivo. Contar con un perfil crediticio bueno y ser capaces de demostrar la capacidad de devolución del importe determina la concesión de la financiación. No estar en registros de impagos como ASNEF y poder demostrar los ingresos con nóminas o cualquier otra documentación que lo acredite es fundamental.

¿Qué documentación se necesita para pedir un préstamo?


A la hora de pedir un préstamo, es necesario aportar documentación que ayude a la entidad a evaluar la concesión de la operación de financiación. Estos documentos servirán para comprobar el estado económico del solicitante y la capacidad de devolución del dinero prestado, así como para conocer otras garantías que pueda aportar.

  • Documento identificativo: es imprescindible aportar un documento de identidad que permita verificar la identidad del solicitante de préstamo.
  • Nóminas: permiten justificar los ingresos del solicitante y por lo tanto ayudan a demostrar la solvencia. Por lo general piden las 3 últimas nóminas, aunque puede variar según la entidad y el tipo de préstamo.
  • Contrato: también sirve para reforzar la solicitud y demostrar estabilidad laboral y por lo tanto en los ingresos. El tipo de contrato puede ayudar a la concesión del préstamo, en este sentido los contratos indefinidos son un aporte sólido para la solicitud.
  • Declaraciones de la Renta: es frecuente que se solicite aportar la declaración de IRPF del último año. En caso de no estar obligado a presentarla, se puede presentar un certificado de retenciones que entrega la empresa para la que se trabaja.
  • Declaraciones de bienes: servirá para reflejar las propiedades que el solicitante tiene a su nombre y que pudieran servir como garantía para reforzar la solicitud de financiación.
  • Impuesto de Sociedades, declaraciones de impuestos: en caso de trabajar por cuenta propia y no se cuenta con nómina, se deberán presentar las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF, además del Impuesto de Sociedades del año anterior junto con un balance de la situación de la compañía.
  • Documentos adicionales acreditativos: son todos aquellos documentos que sirvan para afianzar la solicitud y demostrar una mayor solvencia económica que puedan ser aportados.

Dónde pedir un préstamo


A la hora de pedir un préstamo son muchas las opciones disponibles. Una vez analizadas las necesidades y teniendo claro el tipo de préstamo y el importe, es el momento de decidir el canal y la entidad a través de la cual pedir el préstamo.

Una buena opción antes de acudir a una entidad concreta es utilizar un comparador de préstamos. Permiten visualizar los préstamos disponibles en función del perfil del solicitante y en pocos minutos tener un listado de los mejores préstamos. Es una vía rápida que permite comparar características, precios y condiciones. Además, un comparador de préstamos permite también la contratación del préstamo, como ocurre con el comparador de préstamos de iAhorro.

El canal online es sin duda vía de acceso a financiación rápida, cómoda, que minimiza los trámites en la solicitud y concesión del préstamo y que permite conocer la amplia oferta de préstamos disponible. La opción más tradicional, la de acudir a la sucursal banca, es también una opción válida y viable, que requiere de un mayor tiempo para la visita y comparación de préstamos.

Diferencias entre préstamo y crédito


Aunque es habitual utilizarlos como sinónimos, préstamo y crédito son conceptos y productos diferentes. Un crédito es una cantidad de dinero que una entidad pone a disposición del cliente con un límite máximo. Con un crédito la cantidad de dinero no se entrega al cliente de una sola vez, sino que el cliente puede disponer del dinero según sus necesidades y los intereses que paga son en función del dinero utilizado.

Un préstamo es una cantidad fija de dinero que una entidad o persona entrega a otra que tendrá que devolver en un plazo y condiciones establecidas junto a unos intereses. La devolución suele producirse en cuotas regulares, aunque puede ser en una única cuota de forma total.

Por lo tanto, las principales diferencias entre préstamo y crédito es que mientras en el préstamo el cliente dispone de toda la cantidad desde el primer momento, en el crédito el cliente puede ir disponiendo del importe según sus necesidades. Además, otra diferencia es que el préstamo es un producto financiero con una vida determinada ya que se fija una fecha de devolución y unos intereses en función del total del préstamo, en cambio, un crédito es un producto en el que el cliente hace uso del dinero a crédito y los intereses los paga en función del dinero que haya utilizado, pudiéndose alargar en el tiempo.

PRÉSTAMO vs CRÉDITO

Cómo ayuda iAhorro a encontrar el mejor préstamo


El comparador de préstamos de iAhorro permite encontrar el mejor préstamo en función de las características del usuario. iAhorro analiza cada solicitud de forma personalizada y gratuita y así poder ofrecer la solución financiera que mejor se ajuste a cada necesidad. La gran oferta de préstamos permite que los usuarios puedan conseguir dinero de forma rápida y sencilla comparando sus condiciones a través del comparador.

Con iAhorro, en pocos minutos el usuario conoce qué préstamos encajan con sus necesidades y perfil, con la comodidad de realizar la gestión a través de Internet.

Imagen necesitas financiación Imagen necesitas financiación

Existe un préstamo para cada necesidad