¿Cómo ahorrar en los gastos fijos del hogar?

Controlar y disminuir los gastos fijos del hogar no te parecerá complicado después de leer estos consejos

En nuestro hogar, al igual que en nuestra economía, tenemos una serie de gastos que sabemos que van a ocurrir y no podemos evitarlos, estos son los gastos fijos. Normalmente están condicionados por nuestro estilo de vida y las necesidades que tenemos que cubrir, como por ejemplo el tipo de hipoteca que tenemos contratada, la alimentación, el seguro del coche, el colegio de nuestros hijos en el caso de que tengamos...

Podría parecer que es muy complicado reducirlos o incluso llegar a evitarlos, pero no es imposible. Siguiendo algunos consejos podemos conseguir empezar a ahorrar y disminuir considerablemente nuestros gastos de cara al nuevo año. 

¿Cuántos hay?

Para comenzar a ahorrar debemos tener muy claro en qué gastamos nuestro dinero, para ello lo más recomendable es hacer una lista a modo de presupuesto para tener presentes nuestros gastos, estos serán los focos de atención en los que nos tendremos que fijar. Tenemos que incluir tantos los gastos fijos como los variables (ocio, viajes, regalos…)

Al igual que debemos saber cuáles son nuestros gastos también tenemos que tener presentes nuestros ingresos, en esta categoría debemos incluir, además de la nómina, el ahorro del que dispones, las inversiones, comisiones y los ingresos variables (horas extras, regalos…) 

Esta clasificación nos mostrará claramente en qué aspectos de nuestra economía podemos ahorrar. Uno de los métodos más conocidos para ello es el 50/20/30, consiste en destinar el 50 por ciento de tu sueldo a tus gastos fijos; 20 por ciento, al ahorro; y el 30 restante, a gastos personales, como ocio, viajes, ropa, etc. 

Otro sistema famoso es el método japonés Kakebo, consiste en hacer una libreta de cuentas y dividirla en distintas secciones: supervivencia (gastos fijos como comida, luz, internet, seguros…); culturales (conciertos, libros, cine); opcionales (restaurantes, discotecas, ropa, cosméticos…) y extras (cualquier imprevisto que pueda surgir). Te permitirá ser constante y reducir el gasto en lo que vayas considerando mes tras mes. 

Una división de los gastos fijos que podríamos hacer es: primordiales y secundarios, aunque eliminarlos haría disminuir considerablemente nuestro nivel de vida. 


Primordiales:
•    Gastos de vivienda: Hipoteca, IBI, otros impuestos como el de comunidad, suministros, alquiler
•    Costes del coche: seguro, combustible, crédito del coche. 
•    Alimentación y productos higiénicos: este es uno de los aspectos en qué nuestro gasto depende de nuestras costumbres.
•    Hijos: pago colegio, libros de texto, ropa. 
•    Mascotas, en el caso de que tengamos: vacunas, seguro, alimentación…


Secundarios:
•    Seguros: de vida, salud, jubilación…
•    Internet y telefonía: ya es un gasto necesario en un hogar, pero podemos influir en el coste.
•    Gimnasio, clases extraescolares, academias, abonos…
•    Ahorro: se incluye en gastos fijos si suponemos que vamos a ahorrar una cuota más o menos fija cada mes.

Consejos para ahorrar en algunos gastos fijos

La manera más eficaz de empezar a ahorrar es poner solución desde el principio, antes de invertir nuestro dinero y comenzar a tener unos gastos fijos. En el momento de comprar una vivienda debemos comparar las ofertas que nos ofrecen las distintas entidades bancarias, para ello es muy recomendable utilizar un comparador bancario como iAhorro para tomar la mejor decisión, pone cada mes a tu disposición una comparativa de las mejores ofertas hipotecarias. ¿Cuáles son las hipotecas más baratas de diciembre de 2018?

Además, al igual que con nuestra hipoteca, debemos fijarnos en los seguros que tenemos contratados y lo que vamos a pagar por ello mes a mes. También en nuestra tarifa de la luz, la factura del agua, la electricidad, telefonía e Internet…
Una vez ya contratadas podemos seguir varios consejos para disminuir nuestras facturas.

  • Tarifa del teléfono e Internet

Al igual que con los presupuestos hipotecarios, existen comparadores de tarifas de servicios de telecomunicaciones para ayudarnos a elegir la oferta que mejor se adapta a nuestras necesidades. No debemos dejarnos seducir por las últimas ofertas que nos propongan las compañías telefónicas, pues en muchos casos acabamos contratando servicios que no necesitamos o no vamos a utilizar. Valora lo que necesitas y ahorrarás en tus facturas todos los meses. Una muy buena opción es contratar paquetes que incluyan teléfono, conexión a Internet, televisión… para que toda tu familia se beneficie de los mismos requisitos. 

  • Factura del agua y electricidad

Para ahorrar en tu tarifa de la luz iAhorro te propone una amplia lista de consejos que puedes comenzar a incluir en tu rutina diaria. Algunos de estos son: controlar el gasto que se produce en tu vivienda y elegir la tarifa que mejor se adapte a tu ritmo de vida, una tarifa normal tendrá un único precio para las 24 horas del día mientras que con una tarifa de discriminación horaria el precio será más caro durante las horas de mayor consumo. Además, de apagar los aparatos electrónicos cuando se encuentren en stand by o elegir bombillas de bajo consumo. Puedes consultarlos todos en el artículo ¿Cómo ahorrar en la tarifa de la luz?

En cuanto al agua, es tanto un motivo de ahorro económico como medioambiental. No tenemos una conciencia de ahorro de agua y gastamos más de lo que necesitamos. Solamente una persona gasta más de 140 litros al día, 4.200 litros al mes según el INE. Esto se traduce a unos 96€ al año en nuestra cuenta. 

Un buen sistema de control de agua es instalar magos ahorradores, interruptores o limitadores de caudal, harán reducir el gasto en casi el 60%. Al igual que para el inodoro los sistemas de doble pulsador o descarga parcial para la cisterna. 
Si tienes un jardín, opta por un sistema de riego automático por goteo para reducir el gasto entre 2 y 5 veces más que con un sistema de aspersión. 

Para la ducha, el consejo más tradicional y más efectivo es apagar el grifo mientras te enjabonas y no sobrepasarte con el tiempo que le dedicas. Además, puedes sustituir el cabezal de la ducha por otro de bajo consumo que encontrarás a precios bastante económicos. También existen grifos con termostático que permiten elegir la temperatura deseada de antemano sin esperar a que se caliente. 

Apagar el grifo mientras nos lavábamos los dientes, utilizar el lavavajillas en el modo más eficiente, recoger el agua que no vayamos a utilizar para regar las plantas o fregar los platos... son trucos que debemos de hacer de ellos nuestras costumbres para conseguir ahorrar todos los meses. 

  • Gas y calefacción

En invierno nuestra factura de gas se dispara. Pero existen maneras de que esto no ocurra.
Debemos tener presente que la temperatura ideal a la que debe estar nuestro hogar es entre 19º a 21ºC y que un aumento de 1ºC eleva un 7% el gasto de energía. Para ello la forma más fácil es instalar un termostato y controlar a qué temperatura se encuentra nuestro hogar en todo momento.

Un buen sistema de aislamiento en las ventanas es la mejor opción a largo plazo. Conseguiremos que no se pierda el calor en nuestra vivienda hasta un 50%.

  • Consumo del hogar (limpieza, compra…)

Uno de los mayores gastos que se refleja en nuestra economía todos los meses son las compras que hacemos tanto en alimentación, como en limpieza o cosméticos. Para comenzar a ahorrar debemos acostumbrarnos a hacer la famosa lista de la compra cada vez que tengamos que ir al supermercado. Antes de comenzar, revisa lo que ya tienes en tu casa: mira el frigorífico, la despensa y el baño. De esta manera comprarás únicamente lo que necesitas.

Intenta no hacer la compra con el estómago vacío. Este consejo es muy común, pero es totalmente cierto. Acabarás llenando el carro de cosas que no necesitas. Las mejores horas son después de desayunar o después de comer. 

Fija un día en tu horario para ir a comprar. Puede ser una vez a la semana, los miércoles los supermercados suelen cambiar las ofertas y podrás beneficiarte de productos al 30% y 50%. Sin embargo, debemos de echarle un ojo a la fecha de caducidad, pues estos productos en oferta suelen estar cerca de caducar y si no los vas a consumir pronto acabarán en la basura. 

Es mucho mejor comprar a granel que productos ya embolsados o en bandeja. Si vives solo o con tu pareja no comprarás más de lo necesario y no acabarán estropeándose los productos en la nevera.

  • Planificación y revisión de los gastos para los siguientes meses

Una vez seguidos estos consejos, puedes revisar a fin de mes cuáles han sido todos tus gastos y planificar para el siguiente en qué vas a gastar. De esta manera tendrás una visión global y podrás prestar más atención en los aspectos que pienses que puedes ahorrar de cara al siguiente mes. 
 

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).