Las mejores hipotecas fijas, variables o mixtas

Antes de elegir tu hipoteca conoce las diferencias entre fija, variable o mixta

A la hora de elegir entre una hipoteca fija, variable o mixta debes analizar qué tipo de consumidor eres. Si eres conservador, con la hipoteca fija sabrás en todo momento cuánto debes pagar en cada cuota de la hipoteca sin llevarte sobresaltos. Las hipotecas variables son para aquellos que acepten revisiones periódicas a cambio de tener la opción de pagar menos intereses. La mixta es una opción para los que quieran una combinación de las anteriores.

Hipotecas variables

Hipotecas mixtas

Hipotecas fijas

Encontraremos la hipoteca más barata para ti, GRATIS y sin compromiso

  • iAhorro te ayuda a elegir tu nueva hipoteca
  • Te acompañaremos en todo el proceso, de principio a fin
  • Un experto responderá a todas tus dudas

Preguntas frecuentes sobre hipoteca


Existen numerosos factores en los que fijarnos a la hora de obtener un cálculo preciso de la cuota de nuestra hipoteca. Por ejemplo, la estabilidad laboral presente y futura, la capacidad de endeudamiento en función de los ingresos, la situación económica actual, dónde se incluyen los bienes inmuebles, y los avalistas y las otras figuras que responden en caso de impago son los principales motivos que pueden hacer que varíe la cuota hipotecaria.

Los requisitos más comunes que los bancos exigen cumplir al cliente para concederle una hipoteca hacen referencia a la solvencia económica del cliente, pero no son los únicos:

  • Contar con unos ingresos fijos y estables. La estabilidad económica es una condición indispensable para que cualquier entidad bancaria permita a un cliente contratar una hipoteca. El banco pedirá las nóminas del cliente para tener una información concreta de su vida laboral.
  • Aportar al inicio del contrato una entrada con un mínimo el 20% del precio de tasación de la vivienda.

Los documentos que debes entregar al banco para solicitar una hipoteca son:

  • El DNI o documento de identidad del titular o titulares.
  • En caso de que el solicitante o los solicitantes hayan contratado otro préstamo previamente tendrán que mostrar todos los documentos.
  • Las escrituras de otros inmuebles que los solicitantes de la hipoteca posean.
  • La declaración de la renta más reciente. Así los clientes podrán demostrar su situación laboral del último año.
  • Los extractos bancarios recientes para aportar información más específica de la situación económica de los solicitantes.
  • El resumen oficial de su vida laboral.  

El mercado hipotecario puede dividirse en función de múltiples criterios, siendo la más habitual en función del tipo de interés, y dónde se encuentran las hipotecas a tipo fijo, hipotecas a tipo variable y las hipotecas a tipo mixto. Estos tipos de hipotecas se ajustan a perfiles de inversores diferentes.

Las hipotecas fijas son la mejor opción para los clientes más conservadores, con menor tolerancia al riesgo y el mejor momento para contratarlas es cuando el índice del euríbor esté elevado.

Las hipotecas variables son productos dedicados a clientes más arriesgados, que pretendan pagar su hipoteca en un plazo inferior a 20 años o que pretendan pagar menos cuando disminuya el índice del euríbor.

Las hipotecas mixtas son productos idóneos para clientes que quieran pagar un tipo de interés fijo cuando el índice del euríbor sea alto y pagar menos si el euríbor aumenta.

Otras clasificaciones que se realizan son en función de la cuota a pagar (cuota constante, cuota blindada, cuota final e interest only), en función del usuario al que van destinadas y según la naturaleza del préstamo hipotecario.

Para solicitar una hipoteca es necesario, siempre, presentar el documento acreditativo de la persona (DNI, NIE o pasaporte). Las entidades también exigirán una declaración del IRPF más reciente y la vida laboral del usuario actualizada. El resto de documentación variará en función de la persona solicitante y de cada entidad, pudiendo establecer unos requisitos demostrables más exigentes que otros bancos.

 

El mejor consejo es que no podemos quedarnos con el primer crédito hipotecario que nos ofrezcan, debemos comparar y visitar tantas entidades como sea necesario hasta encontrar la mejor hipoteca.

Solicitar ayuda de expertos independientes como los que existen en la Comunidad de iAhorradores pueden suponer un beneficio extra de información y formación hipotecaria que nos permita encontrar hipotecas baratas.  

Además de contar con expertos independientes que informan, forman y asesoran en materia hipotecaria, en iAhorro contamos con un comparador de hipotecas que facilita el análisis a los usuarios, haciendo más sencilla su elección.

En iAhorro contamos con los datos de las principales hipotecas del mercado, analizamos su TIN y TAE y las comisiones y vinculaciones de cada hipoteca, entre otros datos, para ofrecerte los mejores productos.

¿Cómo encontrar las mejores hipotecas del mercado?


Disfrutar de una casa con una ubicación inmejorable, con una orientación ideal que permita ahorrar en gastos como calefacción y aire acondicionado es sencillo. La dificultad reside en conseguir la financiación adecuada para la casa soñada.

Una hipoteca es un producto bancario que permite que un cliente reciba una determinada cantidad económica por parte de una entidad bancaria o financiera a cambio de comprometerse a devolver dicha cantidad, junto con los intereses que corresponden mediante pagos periódicos denominados cuotas. La diferencia con otro tipo de préstamos es que la garantía adicional es el inmueble adquirido.

Podemos encontrar tres tipos de hipotecas:

Hipoteca a tipo fijo Los usuarios que contraten una hipoteca fija pagarán la misma cuota cada mes hasta que finalice el contrato de la hipoteca. El interés que conlleva este tipo de préstamo hipotecario no está sujeto a la variación que asuma cualquier índice de referencia como el euríbor.

Hipoteca a tipo variable En esta hipoteca la cuota que debe pagar el cliente dependerá de las fluctuaciones de un índice referencial como el euríbor. Por tanto, si el valor del euríbor desciende, el usuario tendrá que pagar menos dinero en sus cuotas. Para calcular el tipo de interés nominal (TIN), hay que sumar el diferencial que cobra un banco más el valor que alcance el euríbor ese mes. Por tanto, el TIN es el resultado de la suma del diferencial y el euríbor. Lo normal es que se calcule partiendo del valor del euríbor en el mes en el que se firma la hipoteca, y que el tipo de interés se recalcule cada seis meses dependiendo del euríbor.

Hipoteca a tipo mixto El cliente que contrate una hipoteca mixta tendrá que asumir el funcionamiento de los dos tipos de hipotecas anteriores. Durante un plazo de tiempo determinado asumirá unos intereses fijos y después, pagará unos intereses en función del valor del euríbor.

Encontrar la mejor hipoteca para cada uno pasa por valorar las diferentes opciones que nos ofrece el mercado hipotecario. Hay que fijarse en todas aquellas condiciones y seguros que las entidades adhieren a la contratación y que pueden suponernos un sobrecoste mayor del que podemos permitirnos pagar.

Anteriormente, la contratación de una hipoteca conllevaba unos costes que se debían conocer de antemano para que no pillaran por sorpresa al cliente. Estos pagos hacen referencia a los servicios de tasación, los aranceles de la notaría, el registro de la propiedad y los honorarios de la gestoría. Al mismo tiempo, los bancos podían cobrar una comisión por la apertura de la cuenta en la que realizarán los cobros de la cuota mensual de la hipoteca. La última carga económica eran los actos jurídicos documentados o AJD.

Actualmente, la nueva ley hipotecaria establece que el cliente solo debe pagar los gastos de tasación y los aranceles notariales en caso de solicitar una copia de la escritura. El banco debe ser quien asuma el resto de costes que suponen la formalización de una hipoteca. Estos gastos son los de gestoría, aranceles notariales, registro y el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD).

Resulta especialmente importante conocer qué cuota hipotecaria se puede pagar y, para ello, hay que analizar los gastos mensuales que se tienen, la nómina con la que se cuenta y la situación económica presente y futura, ya que cualquier gasto extra pueda desestabilizar la economía doméstica.

Ante falta de formación que existe en materia de hipotecas, acudir a expertos independientes que, además de explicar todos los conceptos, informen de las opciones, es la mejor opción con la que los usuarios cuentan. iAhorro.com cuenta con grandes profesionales que ayudan de forma gratuita a los usuarios en sus consultas diarias sobre temas de hipotecas.